Paraguay urge una política de Estado en el sector energético

La única manera de ejercer nuestra soberanía energética es haciendo uso efectivo de la energía que generan las dos grandes empresas hidroeléctricas binacionales, de las que el Paraguay es dueño condómino (Itaipú y Yacyretá). Esto solo se podrá lograr sobre la base de una política de Estado, que trascienda a los gobiernos.

Ing. Alejandro Takahasi (*)
Ing. Alejandro Takahasi (*)

El ejercicio de la soberanía, en realidad, no termina con la disponibilidad de la energía, que es el comienzo. En esto han coincidido plenamente todos los expertos, sean estos nacionales o extranjeros.

En diciembre de este año vamos a tener la posibilidad de absorber el 100% de lo que nos corresponde en Yacyretá. Sin embargo, si seguimos trayendo 100, 150 o 200 megas como hoy, en realidad no estamos ni cerca de ejercer verdaderamente esa soberanía energética.

Es más, la semana pasada se aprobó la adecuación de la LP1 (Línea Paraguaya N° 1), cuya capacidad será ampliada a 1.732 megas, al igual que la LP2 (cuyo proceso está muy avanzado), con lo cual tendríamos la posibilidad de traer, no solo el 50% de nuestra parte en Yacyretá, sino el 100% de la energía generada por esta hidroeléctrica, en caso de que Argentina no lo pueda seguir llevando. Desde la entidad estamos abocados a que podamos ejercer efectivamente esa soberanía en la cual nos estamos posicionando.

PUBLICIDAD

Existe la creencia de que la ANDE no está retirando energía de Yacyretá porque es más cara que Itaipú. Eso es falso. Estamos casi iguales en US$ 40 el MWh. Lo que ocurre es que en Itaipú, por una negociación muy importante que hizo el Dr. Nicanor Duarte Frutos durante su gobierno, a través del famoso Acuerdo del 2007, se ha logrado que por la instalación de dos turbinas más en la binacional paraguayo-brasileña, nuestro país sea compensado con lo que hoy se llama “energía excedente”, que se produce por encima de lo que se requiere para cubrir los costos de explotación de la represa; por lo tanto, es una energía que se vende a muy bajo precio (entre US$ 5 y 6 el MWh), pero no es una tarifa real.

Encuentro

Estamos tratando de propiciar un encuentro entre Yacyretá, Itaipú y la ANDE, bajo la coordinación de la Mesa Energética Nacional, a cargo del jefe de gabinete de la presidencia, el Ing. Julio Ullón, de tal manera que en una mesa de trabajo no solamente se puedan discutir los alcances técnicos de la propuesta, sino también la visión estratégica del Gobierno, tal como el país lo requiere.

Creo que también sería muy importante la participación de las comisiones de entes binacionales de ambas cámaras del Congreso, porque este es un tema que interesa a todo el país. Esto no debe ser política de un solo partido, o de un gobierno en particular, sino que debe trascender gobiernos. Tiene que ser una política de Estado para que el país pueda maximizar los beneficios de contar con las dos fuentes de generación de energía hidráulica sostenible más importantes de la región.

Conversaciones con la ANDE

La semana pasada, nuevamente hemos remitido una nota a la ANDE, similar a la que habíamos hecho en noviembre de 2018 durante la administración del ingeniero Pedro Ferreira, en la cual le proponemos al ente tomar un compromiso y un contrato de compra de energía a Yacyretá, por lo menos por un año, para que pueda ser previsible para la ANDE la carga que tomará y dar previsibilidad financiera también a la entidad.

Todos los recursos de la venta de energía de Yacyretá a la ANDE son ingresados para ser administrados en la Margen Derecha (Paraguay), que ahora es totalmente distinto, cuando toda la energía es cedida al mercado argentino y administrada por la Margen Izquierda y, de allí, cada tanto, y dentro de las dificultades económicas que también soporta la Argentina, recibimos de manera parcelada las remesas (compensaciones).

Con ese propósito, y teniendo nosotros disponibilidad hoy de poder ofrecer a la ANDE 750 MW, de la LP1 de 220 kV, que hoy está sin problemas, le hemos ofrecido al presidente, Ing. Luis Villordo, tomar más carga, porque la empresa a su cargo venía tomando un promedio de 20 MW, lo cual nos parece demasiado exiguo. Si bien es cierto que durante las maniobras para la adecuación de barras de la LP2 la ANDE nos acompañó en la necesidad de que se liberen las cargas en la Argentina y se tomen en Paraguay, han llegado a absorber cerca de 500 MW, lo cual indica que la compañía puede tomar cargas.

Entonces, nosotros le hemos reiterado el viernes pasado al ingeniero Luis Villordo la posibilidad de que el ente a su cargo pueda volver a tomar cargas, en el marco de una reunión técnica y establecimos, más o menos, un cronograma tentativo de cargas que la ANDE podría llevar adelante.

Tarifas

El argumento, razonable, que la ANDE esgrime hoy es que no cuenta con un instrumento legal que le autorice comprar más de Yacyretá a una tarifa diferenciada de US$ 22,63 el MWh (Argentina paga US$ 40), y que la diferencia, de más o menos US$ 17, sea absorbida en el futuro por algún otro mecanismo que no sean las arcas de la ANDE. Hoy la tarifa que paga a Yacyretá es incluso es menor al mix que obtiene de Itaipú, que está en alrededor de US$ 28 el MWh. El pago de esa discrepancia tarifaria en la actualidad no es exigible para la empresa pública paraguaya, pero lo será cuando el precio de la energía de Yacyretá finalmente se establezca vía notas reversales.

Cabe recordar que la Nota Reversal de 1992, que fijó el valor en US$ 40 el MWh había sido aprobado por el Congreso argentino, pero no por el Parlamento paraguayo. Ahora ha sucedido lo contrario. Con la Nota Reversal del 2017, Acuerdo Macri-Cartes, que establece que la diferencia tarifaria será absorbida o compensada cuando la Argentina pague lo que le corresponde al Paraguay en concepto de resarcimiento por territorio inundado, que actualmente superaría los US$ 1.000 millones, no ha sido tratada aún por el Congreso argentino.

* Jefe administrativo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD