Canola brilla en año complicado y genera casi U$S 19 millones

La canola (Brassica napus) es un rubro que ha ingresado como alternativa de invierno y se ha posicionado entre los productores mecanizados. Si bien desde hace unos años se mantiene entre las 35.000 a 40.000 hectáreas sembradas, tanto en la zafra 2018, como en esta (2019) se han logrado interesantes rendimientos de hasta 2.000 kilos por hectárea, aumentando el promedio de los años anteriores que rondaban los 1.000 a 1.500 kilos por hectárea, nos explicó el ingeniero agrónomo Nilson Osterlein (*), especialista en este rubro.

La canola se ha posicionado como un interesante rubro alternativo de invierno que genera buena renta.
La canola se ha posicionado como un interesante rubro alternativo de invierno que genera buena renta.Archivo, ABC Color

El impacto económico que puede generar la canola en lo referente a ventas se podría estimar en casi US$ 19 millones (70.000 kilogramos x US$ 270 la tonelada), si bien comparado con otros rubros, como ser el maíz, que ingresó en este año US$ 195 millones (1,5 millones toneladas exportadas x US$ 130) y, principalmente, la soja US$ 1.408 millones (4,4 millones toneladas exportadas x US$ 320), es menor, tiene su relevancia en la época en que se desarrolla el cultivo, que es en invierno.

Zonas productoras y buen rinde

Nuestro entrevistado explicó que “la mayor concentración de la producción de canola se encuentra en los departamentos de Alto Paraná e Itapúa, y se ha extendido a zonas como Caaguazú, Canindeyú y últimamente hasta Curuguaty, donde los suelos son fértiles para este tipo de cultivos. Este año el arranque no fue bueno, y hubo meses con heladas fuertes que afectaron al cultivo pero no llegaron a quebrarlo, en la etapa de llenado de granos entre finales de agosto y todo setiembre se tuvo un importante estrés hídrico, pero los cultivos aguantaron y se lograron promedios de 2.000 kilos por hectárea. Pero esto no es casualidad, sino fruto del trabajo, de la disciplina y de la aplicación de tecnologías, incluso hay productores que en algunas parcelas llegaron a los 3.000 kilos por hectárea”.

PUBLICIDAD

Factor “circulante”, lo más importante

Tal vez el factor más importante dentro de lo que es la producción de canola tiene que ver con lo que se puede definir como “circulante”, y es que en la época de invierno, los dos cultivos mecanizados considerados rentables son el trigo y la canola, luego están ya los cultivos de cobertura. Entonces, el productor que apuesta a la canola, deberá adquirir a crédito semillas, fertilizantes, agrodefensivos y más, y logrando 1.500 kilos por hectárea de cosecha, el mismo ya está empatando, mientras que con 2.000 kilos por hectárea ya esta ganando, y es aquí en donde hablamos del factor “circulante”, pues todo el dinero que se mueve en torno a esta cadena será para beneficio de todos, no solo del productor.

Valor agregado

PUBLICIDAD

En cuanto al procesamiento de esta oleaginosa, la Cooperativa de Producción Agropecuaria Naranjal en Alto Paraná (Copronar) y la firma Raatz en Itapúa son las principales acopiadoras, convierten el producto en aceite y expeller. En lo referente a exportación, se estima que el 30 por ciento de la producción va al exterior y un 70 por ciento se utiliza a nivel nacional.

No transgénico y orgánico

Otro punto a favor de la producción de la canola es que además de ser un cultivo alternativo en invierno, el mismo es bastante rústico y adaptado a nuestro clima, y durante su desarrollo no necesita de inversiones importantes para el control de plagas y enfermedades, además, las semillas que se utilizan son híbridas no transgénicas.

La canola se utiliza para la rotación de cultivos con el trigo, o sea, una parcela en donde se plantó trigo un año, al próximo puede recibir canola sin problemas, porque ayuda a combatir enfermedades que atacan al trigo.

También podemos hablar de algunas zonas en donde hay productores que están desarrollando el cultivo en forma totalmente orgánica, o sea, toda la etapa del desarrollo del cultivo es con productos naturales o bioestimulantes, y que tiene un precio diferenciado, pues si por una tonelada de conola “común” se está pagando US$ 270 la tonelada, por una canola orgánica se paga US$ 480 dólares la tonelada.

Detrás de la producción de canola hay casi 20 años de investigaciones, y ahora está teniendo una fuerte tendencia de crecimiento gracias a los últimos resultados obtenidos.

* Técnico especialista en canola de la firma CW Trading SA.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD