El nuevo capítulo de un país golpeado por la crisis política

A un poco más de un mes de que Alberto Fernández asumiera la presidencia de Argentina, el panorama económico en ese país sigue bajo el manto de la incertidumbre. De hecho, la crisis que enfrenta la vecina nación es la peor de los últimos 17 años, de acuerdo a los datos oficiales y de organismos internacionales.

El nuevo capítulo de un país golpeado por la crisis política
El nuevo capítulo de un país golpeado por la crisis políticaArchivo, ABC Color

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) ya habían tomado un giro poco favorable desde las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 11 de agosto de 2019. En estos comicios, Fernández había alcanzado una ventaja importante frente al entonces presidente Mauricio Macri (2015- 2019), la que quedó confirmada en las elecciones del 27 de octubre, cuando con más del 48% de los votos salió victorioso junto a la exmandataria Cristina Kirchner como segunda de la fórmula “Frente de Todos”.

Ello despertó el temor en los agentes económicos sobre el resurgimiento del kirchnerismo, que gobernó el país durante 12 años (2003- 2015). Una política económica caracterizada por considerables subsidios a la población sin recursos, lo que generó un importante déficit fiscal. Además, medidas vinculadas a controles de precios que provocaron distorsiones en la economía, cepo cambiario y políticas comerciales con sesgos proteccionistas, así como otras disposiciones que sobrecargaron la inflación y debilitaron la economía del país.

En octubre del año pasado, el informe del FMI sobre las perspectivas económicas mundiales señalaba que Argentina había sido uno de los países emergentes que “empujaron, en parte, el declive del crecimiento económico mundial proyectado para el 2019”. Esa tasa de crecimiento global sufrió una rebaja de 0,3 puntos porcentuales de la proyección publicada en el informe de abril de 2019, con lo que la perspectiva para el cierre del año pasado se ubicaba en 3%, porcentaje que representa el nivel más bajo desde la crisis financiera entre los años 2008-2009.

PUBLICIDAD

De acuerdo a las proyecciones del referido organismo internacional, el crecimiento económico en los países emergentes para el 2019 se ubicaba en 4,5% y 4,7% en 2020. Sin embargo, en Argentina, los indicadores no eran muy alentadores con una caída proyectada de 3,1% en 2019, mayor a la que el propio FMI pronosticó en julio pasado, de 1,3%, y un deterioro que se extendería a este año, con un retroceso de 1,3%, de acuerdo al informe del organismo internacional.

Solo entre los años 2021 y 2024, las perspectivas mejorarán. El crecimiento proyectado para este último año alcanzaría 3,2%, aunque desde el Fondo Monetario Internacional reconocen que el panorama futuro es sumamente incierto para el país austral.

Con el objetivo de ir revirtiendo tal situación, desde el 10 de diciembre de 2019, cuando asumió la presidencia Alberto Fernández, y hasta la fecha, el presidente de Argentina ha implementado una serie de medidas económicas y financieras.

PUBLICIDAD

En esta edición, la consultora MF Economía presenta, describe y analiza los posibles impactos que generarían tales disposiciones.

En otras entregas ya se ha señalado que la apertura económica de Paraguay hace posible que los efectos positivos o negativos de las decisiones que adopten sus principales vecinos, Argentina y Brasil, impacten en la economía paraguaya.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD