Respaldo estatal: clave para hoy y futuro de empresas en pandemia

La crisis del covid-19 en América Latina ha demostrado la vulnerabilidad de la región. Caracterizada por sus altos índices de pobreza y nivel de informalidad, los ingresos de los trabajadores de países latinoamericanos han sido altamente golpeados por la pandemia. Países como Bolivia, Chile y Colombia ya vienen de un año plagado de estallidos sociales y sus gobiernos con escaso apoyo popular. Además, la región registraba un estancamiento reflejado en un nulo crecimiento económico. La región cuenta, además con un sector vulnerable conformado por las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Por todo lo anterior, los líderes de América Latina han tenido que rápidamente modificar su agenda política para combatir la pandemia sin necesariamente contar con una red de protección social y/o económica.

ESFUERZO FISCAL PARA LA LUCHA CONTRA EL COVID-19 (% DEL PIB)
ESFUERZO FISCAL PARA LA LUCHA CONTRA EL COVID-19 (% DEL PIB)Archivo, ABC Color

Debido a su relevancia en la economía y en el empleo, los gobiernos latinoamericanos vieron la necesidad de asistir a las micro, pequeñas y medianas empresas. Entre las medidas para mitigar los efectos de la cuarentena, muchos países de la región optaron por subsidios y ayudas tales como: transferencias monetarias, subsidios salariales y alivio tributario para las empresas afectadas por la parálisis de la producción y el consumo. También se sumaron inyecciones monetarias y se crearon o fortalecieron mecanismos de financiamiento para que estas empresas más vulnerables puedan acceder a créditos con garantía estatal.

En Argentina, unos US$ 5.300 millones fueron aprobados para el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas. De esta manera, el vecino país ha otorgado créditos para el pago de salarios. Además, les concedió prórrogas de vencimiento de deudas y asistió financieramente a empresas al borde de la quiebra. A través del Programa de Recuperación Productiva (Repro), un organismo ya instalado previo a la crisis, el estado argentino trata de sostener a las mipymes concediéndoles líneas de crédito.

En Brasil, a pesar de la posición controversial del presidente Jair Bolsonaro, ha puesto a disposición de las micro, pequeñas y medianas empresas alrededor de 6 billones de reales. Los recursos concedidos a través de la Caja Económica Federal ya superan los 2 billones de reales.

La política de asistencia a las mipymes en Chile ha sido aún más agresiva. En un primer paquete destinó US$ 11.750 millones para la protección del empleo, la inyección de liquidez a empresas de cualquier tamaño y apoyo a los ingresos de los trabajadores. Así también, en un segundo paquete armó un plan de hasta US$ 3.000 millones para aumentar la garantía estatal para créditos y apoyos a aquellas empresas con determinadas ventas anuales.

PUBLICIDAD

El Fondo de Garantía para el Pequeño Empresario (Fogape) se ha modificado y creado una nueva línea de garantía, la denominada línea/garantía covid-19. El instrumento tiene por objetivo ampliar el capital del fondo con requisitos más flexibles.

En Perú, las principales medidas tomadas se centraron en la postergación, hasta mediados de año, del pago del Impuesto a la Renta para las mipymes. Además, se dispuso la ampliación y creación de fondos de financiamiento para ellas. A decir, el gobierno peruano ha ampliado su Fondo Crecer y creado un Fondo de Apoyo Empresarial de US$ 85 millones para las micro y pequeñas empresas.

Una debilitada base institucional y de protección social han hecho que la crisis sanitaria sea aún peor en América Latina. Si bien los mecanismos públicos para financiar a estos sectores económicos en Latinoamérica han mitigado el impacto, aún no son suficientes para marcar el presente y futuro de las mismas.

En Paraguay, existe una herramienta denominada Fondo de Garantía del Paraguay (Fogapy), un instrumento financiero creado para avalar créditos concedidos a las micro, pequeñas y medianas empresas del país.

PUBLICIDAD

En la presente edición, la consultora MF Economía describe y analiza los alcances del Fogapy. Además, de sus potencialidades para respaldar a empresas en general golpeadas por la crisis sanitaria.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD