¿Qué está pasando en la EBY?

Las Voladuras

Una de las tantas restricciones existentes con relación a la construcción de la innecesaria mini central del Brazo Aña Cua son los riesgos a que se expone la estructura de la presa de tierra que forma parte del cerramiento al embalse de la central.

Esta preocupación lo expresaban los integrantes de la Mesa de Expertos de Grandes Presas que regularmente se reunían en la central para analizar el avance y el comportamiento de la estructura de la represa de la central binacional Yacyretá.

Los expertos ya expresaban su preocupación, ante la posibilidad de construir una mini central, sobre las consecuencias que tendría realizar voladuras o explosiones en las cercanías de la estructura de la presa de tierra. Incluso cuando la cota de operación era de 76 m.s.n.m. ya causaba alarma a los expertos. Hoy, el embalse está operando a 83 m.s.n.m. La presión que soporta la presa de tierra es mucho mayor.

Los riesgos son tan graves que el siguiente intento de construir la innecesaria central en el Brazo Aña Cuá, se proyectó hacerla en las canaletas del vertedero en funcionamiento. Con esto se evitaría las explosiones o voladuras.

Aun así, se consideró peligrosa esta alternativa por la posibilidad de deslizamiento de toda la estructura del vertedero, al tener que soportar esfuerzos para el cual no fue preparado.

Según publicaciones en los medios de comunicación, tomamos conocimiento de que ya se están realizando explosiones en las cercanías de la estructura de la presa de tierra a la altura del Brazo Aña Cuá. Esperamos que las autoridades responsables de estos procedimientos fuera de lo normal y de lo previsto, dispongan de buen respaldo técnico jurídico y una buena razón económica, para beneficio de la Altas Partes Contratantes, que justifiquen someter a la estructura crítica del emprendimiento binacional a semejante riesgo innecesario.

Las Kaplan

Otro de los temas que colocan a Yacyretá es la permanente rotura de las turbinas Kaplan instaladas en ella, inicialmente rotura de las partes fijas. Posteriormente rotura de las partes móviles. La rotura de las partes fijas de las 20 turbinas Kaplan de la central binacional y su permanente reparación forma parte de un negociado más en el “Monumento a la corrupción”.

También forma parte del paquete los cambios de las partes móviles de las turbinas que incluyen eje, rodete y alabes.

Todos estos eventos son parte de negociaciones y negociados consensuados entre los directivos argentinos y paraguayos.

Los actores de este lamentable ensamblado de cosas mal hechas, integrados por constructoras amigas, fabricantes, proveedoras, directivos de la binacional, autoridades de ambos países, embajadores, tienen como único objetivo obtener recursos económicos para beneficio propio o de sus camarillas. Jamás les importó ni interesó lo jurídico técnico que rodea este complejo emprendimiento binacional de propiedad de los pueblos del Paraguay y Argentina.

Es increíble la desastrosa situación en que se encuentran las instalaciones del emprendimiento binacional. Entre ellas, las turbinas Kaplan de alabes móviles.

No se están tomando los más mínimos recaudos para cuidar la puesta en marcha de las nuevas unidades, cosa que jamás debió suceder a los 23 años de operación. Ni para el cuidado de las instalaciones existentes y mucho menos de los nuevos proyectos.

Las consecuencias se van observando en los procesos de puesta en servicio, como ejemplo, cuando se intentó poner en marcha la Unidad 01 liquidaron cojinetes en el ensayo de sobre velocidad. Hoy esta unidad está parada. Con la Unidad 03 pasó algo parecido.

En una de las máquinas, mientras la montaban, erraron las dimensiones de los servos del anillo de regulación y cortaron todos los pernos fusibles. Una barbaridad.

En la central no se conformó un equipo de puesta en marcha de nuevos equipos. Ninguno de los actuales técnicos de la binacional posee experiencia en puesta en servicio de unidades nuevas. No existe capacidad para acompañar estos ensayos por parte de la EBY. Nadie es responsable de nada.

La Regulación Primaria de Frecuencia (RPF)

Se está hablando de realizar nuevamente la Regulación Primaria de Frecuencia con las nuevas turbinas. Esto es inadmisible ya que las turbinas Kaplan no son aptas para este servicio y por realizar esta tarea se produjeron la rotura de las partes móviles. Es decir, podría ser la estrategia para también ir cambiando las partes móviles de las turbinas en forma continua.

Por otra parte, además de los problemas mecánicos, generan perdida de energía, ya que es necesario operar con por lo menos 7 unidades, a potencia reducida.

Conclusión.

Las Altas Partes Contratantes deben tomar cartas en el asunto a fin de evitar el colapso total de la central. Al final de cuentas estamos hablando nada más ni nada menos que del “Monumento a la Corrupción”.

(*) Ex encargado de la Unidad Técnica de Coordinación y Enlace del Consejo de Administración.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD