Pandemia profundiza aún más la pobreza

La pandemia de covid-19 ha hundido a más de 100 millones de asalariados aún más en la pobreza, a raíz de la pérdida de horas de trabajo y del acceso a empleos de buena calidad a nivel mundial, dijo esta semana la Organización Internacional del Trabajo (OIT), según destaca un despacho de AFP, originado en Ginebra. Esta crisis está lejos de finalizar y no se espera que el empleo retorne al nivel anterior a la pandemia hasta 2023, advierte el referido organismo en su informe anual. A fines de 2021, el mundo aún contará con 75 millones de empleos menos que sin la pandemia no hubiera tenido lugar. E inclusive para fines de 2022, este atraso no se cubrirá, con 23 millones de puestos de trabajo suprimidos por la crisis sanitaria que ya ha provocado la muerte de más de 3,5 millones de personas. “Recuperarse de covid-19 no es solamente un problema de salud” , indicó el director general de la OIT, Guy Ryder, destacando que “será también necesario sobreponerse a los graves daños provocados a las economías y a las sociedades” . “Sin un esfuerzo para acelerar la creación de empleos decentes y apoyar a los miembros más vulnerables de las sociedades y la reactivación de los sectores económicos más afectados, los efectos de la pandemia podrían sufrirse durante años bajo la forma de pérdida de potencial humano y económico y mayor pobreza y desigualdad”, predice.

El informe de la OIT demuestra que se espera que unas 205 millones de personas todavía se encuentren desempleadas en 2022, muy por arriba de los 187 millones de 2019. Sin embargo, estas estadísticas oficiales esconden una realidad aún mucho más sombría, puesto que el número total de horas trabajadas también se ha derrumbado. En 2020 se evaporó el 8,8% de las horas trabajadas en comparación con el cuarto trimestre de 2019, o sea, el equivalente a 255 millones puestos de trabajo a tiempo completo.

Aunque la reactivación económica se logre en algunas partes del mundo, para fin de año seguirán faltando el equivalente a unos 100 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Este déficit “se añade a los elevados niveles de desocupación, subempleo y malas condiciones laborales” , que ya imperaban antes de la crisis sanitaria destaca el referido organismo.

Daño

Recuperarse del covid-19 no será solo un problema de salud, sino también se deberá sobreponer a los graves daños provocados a la economía y sociedad.