El tema de la semana

La Contraloría General de la República confirmó esta semana la sobrefacturación en la cuestionada pasarela “ñandutí”, a través de un informe de 71 páginas que concluyó en agosto, pero que recién se dio a conocer en los últimos días. El lapidario informe revela que adendas al contrato se firmaron solo para beneficiar a la cuestionada empresa Engineering, de Juan Andrés Campos Cervera, conocida como la “superproveedora” de este Gobierno.

El escrito confirmó las desprolijidades en la ejecución de la pasarela “ñandutí”, obra que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), cuyo titular es Arnoldo Wiens, adjudicó a la referida empresa. Según el documento, la obra registró un aumento indebido del monto del contrato de G. 3.142.820.246 en los convenios modificatorios Nº 1 y Nº 2, violando los artículos 4 y 62 de la Ley N° 2051/03 de “Contrataciones Públicas”, porque se agregó una cantidad de ítems distintos a los de los planos proveídos y con precios diferentes a los del mercado. Más llamativo aún es que del monto mencionado, G. 1.253.086.010 corresponden a “costos indirectos” que se agregaron en beneficio de la contratista, que consiste en el aumento de su ganancia y otros “gastos generales”. En estos convenios modificatorios solo el 3,6% corresponden a costos directos (la obra propiamente) y los costos indirectos (ganancia y otros gastos) aumentó 80% respecto a lo que ofertó la empresa, de los cuales 114% fue la suba del “beneficio” que se fijó para Engineering. También triplicaron el costo de flete, según apunta la Contraloría. Los ítems en los que más se evidenció sobrefacturación fueron en la cotización de transporte (flete) que no está acorde con precios de mercado. Hicieron figurar la tarifa de transporte de G. 1.485.700.934, cuando en el mercado el precio por la cantidad de materiales trasladados cuesta solo G. 486.524.060, según verificaron los auditores, lo que significa que triplicaron el precio.