La seguridad social y los desafíos con la pandemia

El año 2022 aún se presenta con importantes desafíos. Desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estiman que América Latina y el Caribe (ALC) registrará un bajo crecimiento económico, sumado a fuertes presiones inflacionarias, bajo dinamismo de la creación de empleo, caídas de la inversión y crecientes demandas sociales por el aumento de la pobreza y la desigualdad. Ante tales factores, el organismo señala que la seguridad social y la protección social son imprescindibles para un gran impulso hacia el desarrollo sostenible en la región. Estos sistemas pueden reducir la actual incertidumbre y las debilidades estructurales de la región, ya que proveen estabilidad política, económica y social.

Imagen de archivo ABC Color. Fachada del Hospital Central del Instituto de Previsión Social
Imagen de archivo ABC Color. Fachada del Hospital Central del Instituto de Previsión SocialABC COLOR

Durante el encuentro denominado “Seguridad social y la crisis prolongada: una oportunidad para combatir la desigualdad en el marco de un estado de bienestar en América Latina y el Caribe”, la Cepal instó a los países a avanzar hacia sistemas de protección social universales, integrales, sostenibles y resilientes en el marco de un estado de bienestar.

En ese sentido, un nuevo pacto social-fiscal se convierte en eje central para la contribución al desarrollo social inclusivo y transformador con igualdad de género y que garantice la sostenibilidad financiera de las políticas para enfrentar la desigualdad, dice el organismo regional de las Naciones Unidas.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la proporción de trabajadores aportando a sistemas de pensiones obligatorios (cobertura activa) es baja en los países de América Latina y el Caribe. El organismo estima que, en promedio en la región, solo 45 de cada 100 trabajadores está contribuyendo o están afiliados a un plan de pensiones. Este porcentaje no ha mostrado una variación importante en la última década, pese a las políticas de reformas estructurales implementadas en los distintos países.

Características socioeconómicas que inciden en el bajo nivel de aportes

Una serie de características socioeconómicas explican el bajo nivel de aportes a los sistemas de pensiones, a decir, con la educación, el género y el nivel de ingresos. Los trabajadores con un nivel más alto de educación tienen mayores probabilidades de contribuir a los sistemas de pensiones que los de menor formación.

En cuanto al género, la tasa media de participación de las mujeres en la fuerza laboral en ALC es del 56%, en comparación con el 83% para los hombres.

Finalmente, los empleados en el quintil más alto de la distribución de los ingresos tienen porcentajes relativamente altos de contribución, frente a los trabajadores de bajos ingresos. De hecho, sólo del 20 al 40% de los trabajadores de ingresos medios contribuye a un fondo de pensión.

La pandemia se ha convertido en la oportunidad para impulsar reformas de los sistemas previsionales como el vigente en Paraguay, donde la estructura y funcionamiento muestra señales de insostenibilidad en el corto plazo.

En esta edición, la consultora MF Economía e Inversiones presenta una serie de ejercicios en el esquema de jubilación con la aplicación de ciertos cambios paramétricos en la edad, años de aportes, rentabilidad de inversiones y otros indicadores.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.