Neurociencias (21)

La curiosidad contribuye con el aprendizaje y la memorización

La curiosidad contribuye con el aprendizaje.
La curiosidad contribuye con el aprendizaje.ABC COLOR

¿Quién puede decir que no es curioso? Indudablemente nadie, ya que todos lo somos y en esta característica se basan los escritores de novelas, series, obras, películas y libros para mantenernos atrapados esperando un final incierto.

La curiosidad va de la mano del interés y nos hace ser capaces de memorizar sin esfuerzo personajes, detalles y argumentos, para mantenerlos en la memoria e incluso poder luego de años hablar de alguna película que hayamos visto, de los actores y los papeles que interpretaban.

La curiosidad y expectación que nos genera un tema ponen al cerebro en un estado que le permite aprender y retener información. Es como si el cerebro fuera un imán que atrae todos los datos que rodean una materia o situación que despertó nuestro interés.

La activación cerebral reveló que el aprendizaje motivado por la curiosidad presenta una importante activación del circuito de recompensa cerebral que llega, luego, a la corteza prefrontal.

Este sistema libera dopamina, un neurotransmisor que se relaciona con el deseo y el placer. El circuito de recompensa y la dopamina permiten que nos centremos en algo que despierta nuestro interés hasta lograr el objetivo.

Sin embargo, este circuito no fue el único que mostró un aumento en su respuesta ante la curiosidad y expectación, también lo hizo el hipocampo, un área del sistema límbico fundamental para el aprendizaje y la formación de nuevos recuerdos, que presentó una notable y mayor actividad.

Asimismo, se generó un aumento en las interacciones entre el hipocampo y el circuito de recompensa, lo que hace pensar que esta rica comunicación contribuye en poner al cerebro en un estado en el cual llega a gozar de mayores potencialidades para aprender y retener información. No solo con aquellos datos que le generan curiosidad y expectación, sino también de aquellos que recibe mientras está en ese estado, aunque no resulten de especial interés o importancia a la persona.

Comprender el valor que existe entre la curiosidad, la motivación y la memoria debería permitir replantearnos el buscar nuevos enfoques que nos lleven a desarrollar modos de contribuir al proceso de aprendizaje en las aulas y en los ámbitos de capacitación empresarial.

Albert Einstein decía: «No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso». El interés y la curiosidad deben estar incluidos dentro de las estrategias que deben aplicarse en toda clase y capacitación.

Fuente: CUDA, M. 2018. Neurociencia, didáctica y pedagogía. Aportes a la escuela de hoy. Ciudad autónoma de Buenos Aires.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.