Crepes, panqueques, blinis y waffles Dulces y salados

Con harina, huevos, leche y manteca se pueden hacer facilísimos panqueques y cualquiera de sus variantes, como las crepes franceses, los blinis rusos y los waffles norteamericanos. Se sirven como entrada o como postre, como desayuno o cena liviana, y les gustan a grandes y chicos por igual. ¡Infalibles!

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2GX6RIZVPRDRROPYANBVDMJI4I.jpg

Crepes Suzette

para 6 porciones

1 taza de harina común
1 y ½ taza de leche
2 huevos
2 cdas. de azúcar
1 pizca de sal fina
1 cda. de aceite neutro

Salsa

1 cda. de manteca
3 cdas. de azúcar
¼ taza de licor de naranjas
¼ taza de jugo de naranja
2 cditas. de ralladura naranja
2 cdas. de coñac

1. Mezclar o licuar los ingredientes para la masa y dejar reposar en la heladera 10 min.

2. En una sartén antiadherente, hacer las crepes bien finitas. Reservar.

3. En una sartén, derretir la manteca junto con el azúcar. Agregar el licor, el jugo y la ralladura de naranja (solo la parte anaranjada). Dejar cocinar 2 min.

4. Incorporar las crepes de a una y doblarlas dos veces para darles forma de triángulos. Dejar que la salsa se espese un poco, incorporar el coñac y flambear.

5. Servir de inmediato.

Un postre con historia

La invención de las famosas crepes Suzette fue fruto de un accidente, como normalmente ocurre en gastronomía. En cierta ocasión, se hallaba el príncipe de Gales, futuro Eduardo VII, en el restaurante Café de París de Montecarlo, cuando Charpentier quiso sorprenderlo con un postre fuera de lo común.

Recordaba que, durante su infancia, su madre adoptiva solía preparar crepes cubiertas de una salsa de fruta caliente en las ocasiones especiales. Y este fue el postre que preparó para el príncipe, realzando la salsa con algunos licores. Mas quiso la fatalidad que, quizá debido a la excitación del momento, la mano le temblara y los licores se le derramaron sobre la sartén. Empezaron a arder, como queriendo devorarla. Recobrada la serenidad, probó la salsa y la encontró digna del paladar de un príncipe.

Al futuro Eduardo VII le encantó el postre y preguntó por su nombre. “Son crepes princesse”, contestó Charpentier. “No, Henri —le dijo el príncipe—. ¿No se da usted cuenta de que hay una señorita en la mesa?”. La señorita se llamaba Suzette, tenía diez años y era la hija de uno de los comensales que acompañaban al príncipe de Gales. Al día siguiente, Henri Charpentier recibió como obsequio del príncipe un sombrero de Panamá y un bastón. Así pues, Charpentier las creó, su alteza las bautizó y, años más tarde, el escritor Ernest Hemingway las devoraría, pues era su postre preferido.

Crepes de acelga

para 6 porciones

2 huevos
250 cc de leche
150 g de harina común
1 cda. de aceite de girasol
1 cdita. de sal fina
½ taza de acelgas blanqueadas

1. Colocar en la licuadora los huevos, la leche, el aceite y la harina.

2. Incorporar la acelga blanqueada y licuar hasta obtener una pasta lisa.

3. Dejar reposar unos 15 min en la heladera.

4. Una vez pasado el tiempo de reposo, pincelar una sartén pequeña y colocar un poco de la masa como para cubrir apenas la base. Cocinar de ambos lados a fuego medio.

5. Completar toda la masa hasta terminar las crepes y servirlos con salsa golf y atún.

Panqueques de chocolate

para 6 porciones

250 cc de leche
150 g de harina común
1 cda. de cacao en polvo
1 huevo
1 cda. de manteca derretida
1 pizca de sal fina

1. Colocar todos los ingredientes en el vaso de la licuadora y licuar hasta que se integren bien.

2. Dejar descansar la masa unos minutos en la heladera.

3. Calentar y pincelar una sartén con un poco de manteca, lo ideal sería usar una revestida con teflón. Colocar un poco de la masa y mover la sartén para que cubra toda la base. Debe quedar un panqueque bien finito. Cocinar de un lado y luego del otro.

4. Retirar, colocar en platos para postre y servir con helado o alguna crema de su preferencia.

Panqueques de cerveza

para 12 porciones

3 huevos
250 cc de leche
250 cc de cerveza
225 g de harina común
1 pizca de sal fina
2 cdas. de aceite de girasol
Manteca para pincelar

1. En un bol grande, batir los huevos, la leche y la cerveza, todo junto.

2. Incorporar de a poco la harina previamente cernida.

3. Añadir la sal y el aceite, luego batir la mezcla vigorosamente durante 3 a 5 min, así todos los ingredientes se mezclan bien.

4. Dejar que la masa repose durante 1 hora.

5. Calentar una sartén antiadherente a fuego medio. Pintarla con manteca y cuando esté caliente, pero no humeante, verter un poco de la mezcla en el centro de la sartén, y girar para cubrir toda la superficie con una capa delgada.

6. Cocinar el panqueque hasta que esté apenas dorado de un lado, darlo vuelta y cocinar hasta que esté dorado por el otro lado, unos 30 seg.

7. Continuar hasta acabar toda la masa y servirlos rellenos con panceta frita, jamón en tiritas, queso crema y cebollita de verdeo picada.

Blinis

para 4 porciones

1 huevo
200 cc de leche
150 g de harina
1 cda. de manteca
50 g de azúcar
½ sobre de levadura en polvo
1 pizca de sal

1. En un bol tamizar la harina junto con la levadura, añadir el azúcar y una pizca de sal.

2. Incorporar la leche junto con el huevo y la manteca. Batir bien hasta conseguir una masa homogénea.

3. Tapar el bol con papel film y guardarlo en la heladera durante media hora.

4. Calentar a fuego medio una sartén antiadherente. Pincelarla con manteca y echar dos cucharadas de masa para cada blini; primero una y la siguiente la vertemos poco a poco cuidando de que mantenga la forma circular.

5. Cuando el borde del blini empieza a dorarse suavemente, le damos la vuelta. Dejar que se cocine unos segundos y lo sacamos en un plato.

6. Repetir la operación hasta que se acabe la masa.

7. Rociar con azúcar impalpable y canela o untar con alguna crema dulce o salada.

Opción salada

Blinis con crema de queso al romero
Ingredientes (para 10 blinis): 250 g de queso crema, 1 ramita de romero fresco, 10 huevitos duros de codorniz, tomatitos cherry. Se pueden preparar un día antes y servir como entrada.

Waffles

para 6 porciones

2 huevos
2 tazas de harina
1 taza de leche
½ taza de azúcar
3 cditas. de polvo para hornear
150 g de manteca derretida
1 pizca de sal fina
1 cdita. de esencia de vainilla

1. En un bol grande, mezclar la harina, el azúcar, el polvo para hornear y la sal. Agregar la leche, huevos y manteca. Batir hasta lograr una mezcla suave y homogénea.

2. Precalentar la wafflera.

3. Rociar la wafflera con rocío vegetal. Colocar una cucharada abundante de la preparación y cocinar hasta que se haya dorado y se despegue fácilmente de la wafflera (las wafleras automáticas dan la luz verde cuando ya están cocidos).

4. Se pueden variar los sabores con esencia de coco, ralladura de limón, canela, etcétera.

Waffles con dulce de leche y nueces

para 4 porciones

1 ½ taza de fécula de maíz
½ cdita. de sal fina
2 cditas. de azúcar impalpable
1 taza de leche
3 huevos
3 cdas. de manteca derretida

1. Cernir juntas la fécula de maíz con la sal y el azúcar impalpable.

2. Separar las yemas y las claras de los huevos. Batir las yemas hasta que estén espumosas; incorporar la leche y la manteca derretida, pero tibia (si está muy caliente se cortarán las yemas).

3. Agregar los ingredientes cernidos a las yemas y mezclar bien.

4. Batir las claras a punto de nieve y agregar a la preparación anterior con suaves movimientos envolventes.

5. Calentar bien la wafflera y echar un poco de mezcla; tapar la wafflera. Cuando se siente que está cocida, retirarlas y servir con dulce de leche y nueces picadas.

anamagomezs@hotmail.com

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.