El crimen de una modelo

La madrugada del 10 de noviembre de 2016, la modelo Blanca Celina Colmán Fariña (23) fue asesinada de tres balazos en su casa del barrio Santa Inés de Presidente Franco. Las aristas de la investigación apuntaron desde un feminicidio a un crimen vinculado al narcotráfico.

Investigadores de la Policía Nacional y el Ministerio Público en el escenario del crimen.
Investigadores de la Policía Nacional y el Ministerio Público en el escenario del crimen.

Blanca Celina Colmán Fariña era modelo y se dedicaba a realizar shows en discotecas de la zona de Alto Paraná. Según fuentes, su participación estaba anunciada para el 12 de noviembre de 2016, en un conocido balneario donde habría “desfile show” y “baile funk” con seis mujeres en el escenario. Pero dos días antes fue asesinada a tiros en la casa donde vivía con su concubino, Carlos Manzoni Aguirre, y el hijo de este último, José Enrique Manzoni Peña, quien en ese entonces contaba con 20 años de edad.

Conforme los antecedentes, la madrugada del 10 de noviembre de ese año, Blanca había llevado a su pareja hasta el microcentro de Ciudad del Este, ya que trabajaba en una tienda. Después regresó a la casa a bordo de su automóvil.

Sin embargo, poco después de que Blanca Celina llegara a su destino, cerca de las 04:20, los vecinos escucharon al menos cinco disparos y llamaron por teléfono a la pareja de la joven. Carlos Manzoni dejó lo que estaba haciendo y volvió inmediatamente para revisar la casa, donde se encontró con la terrible escena. La mujer yacía sin signos de vida, con tres impactos de bala, uno de ellos en la cabeza.

PUBLICIDAD

Las hipótesis del caso

Las primeras pesquisas tras la muerte de la modelo, a cargo de agentes de Homicidios e Investigación de Delitos de la Policía de Alto Paraná apuntaron a un posible caso de trasfondo pasional o feminicidio. Esto, teniendo en cuenta que pocos meses atrás la infortunada comenzaba a incursionar en el mundo del modelaje, participando en desfiles en balnearios y discotecas de la región.

Uno de los primeros sindicados como autor del crimen llegó a ser el hijo de su pareja, quien quedó demorado y sometido a la prueba de parafina. Los resultados descartaron su participación en el hecho.

PUBLICIDAD

Otra hipótesis señala que su paso por el modelaje la llevó a vincularse con gente ligada al narcotráfico, lo que no hizo descartar que su asesinato pudiera haber sido encomendado por algún “pez gordo”.

No obstante, el caso sigue en la nebulosa y aún hay muchas conjeturas que aclarar.

cazenave@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD