Disputa en la Corte Suprema

Como muy pocas veces el interés por la Corte Suprema de Justicia vuelve candidatos a todos los habilitados para el cargo, e inclusive surge una nueva interpretación para los que estarían restringidos por ley. La elección se dará en la tercera semana de febrero y el electo jugará un rol preponderante en un año que será eminentemente electoral.

César Garay Zuccolillo, ministro de la Corte.
César Garay Zuccolillo, ministro de la Corte.

La primera pulseada por el cargo se da entre Alberto Martínez Simón y Manuel Ramírez Candia.

Sin embargo, la figura de Martínez Simón se desgastó cuando se conoció públicamente de su interés por la presidencia.

Ocurre que Martínez es de la nueva savia de la Corte y en teoría debería tener el apoyo de Carolina Llanes, Eugenio Jiménez Rolón y el mismo Ramírez Candia, quienes ingresaron a la máxima instancia en los dos últimos años.

PUBLICIDAD

Sin embargo, a Martínez Simón, además de lanzarse solo se lo vio más identificado con Antonio Fretes –su compañero en la docencia en Derecho UNA– y eso habría hecho que se retire el apoyo del grupo de los nuevos.

Mientras que Ramírez Candia aspira a la presidencia de la Corte desde que ingresó al máximo tribunal, y siempre trató de marcar diferencia con los antiguos.

Pero este es un año electoral y los colorados no verían bien que un liberal ocupe la presidencia.

PUBLICIDAD

Si algunos de estos nombres no prende, está el de Carolina Llanes que tampoco tiene el pleno apoyo de sus colegas, pero juega con las cartas de que su elección para ministra fue apoyada en su momento por el mismo presidente de la República Mario Abdo Benítez y su hermano, el influyente ministro de Hacienda Benigno López.

Sin embargo, como ninguna candidatura cierra, surge la de Antonio Fretes, quien no quiere exponerse a ninguna competencia electoral sino pretende llegar por la vía del consenso.

Fretes es bien visto por la clase política y es muy hábil para las negociaciones.

En quinto lugar queda el nombre de César Garay Zuccolillo, tal vez con menor posibilidad porque no tiene el consenso de sus colegas, tampoco mucho respaldo político, pero al igual que a los demás, a este ministro tampoco le disgustaría la idea de llegar a la presidencia.

Los otros tres ministros prima facie están inhabilitados por integrar el Consejo de Superintendencia que incluye la presidencia y las dos vicepresidencias.

El actual presidente es Eugenio Jiménez Rolón, el vicepresidente primero es Luis María Benítez y la vicesegunda Gladys Bareiro.

La ley orgánica establece que se prohíbe la reelección del presidente.

La interpretación se extendió durante todo este tiempo a los vicepresidentes, que en esencia son presidentes de sala.

Benítez Riera, por ejemplo, es presidente de la Sala Penal, y Bareiro de Módica es vicepresidenta de la Sala Constitucional.

Si uno de ellos es electo titular del máximo tribunal, repetirían la presidencia de la Sala, lo que en esencia también sería una reelección.

De esto habla el artículo 9º de la Ley 609: “Presidencia de las salas. El Presidente y los Vicepresidentes presidirán las salas que integran, durarán un año en sus funciones y no podrán ser reelectos en el mismo cargo, sino después de transcurrido un período”.

Sin embargo, hay un dictamen del jurista Juan Carlos Mendonca hecho en su momento a petición de la exministra Miryam Peña, que señala que cualquiera de los vicepresidentes está habilitado para ser presidente.

Se basa en que el vicepresidente pugnará por un cargo distinto, en este caso el de la presidencia.

Esto salió a relucir en estos días y aparentemente la interesada en que se aplique este dictamen es Gladys Bareiro de Módica, quien también aspira a la presidencia.

Año electoral

La elección se da en un año electoral y la presidencia de la Corte en este caso juega un rol preponderante.

El presidente de la Corte es el que tramita las acciones contra cualquier impugnación o resultado electoral.

De ahí que esta elección resulta especial, pues el sector político está muy interesado en el resultado que se pueda dar.

Este año habrá elecciones internas y luego las generales para los diversos cargos de las intendencias y juntas municipales de las diversas comunas del país.

También habrá elecciones para representantes del Consejo de la Magistratura, específicamente para el gremio de los abogados y de las universidades privadas, una cuestión no menor.

Es ese el motivo por el cual se torna disputada la elección para presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Un detalle significativo es que la Corte Suprema de Justicia funciona actualmente con ocho de los nueve miembros.

El 17 de enero pasado, la doctora Miryam Peña cumplió 75 años. La Constitución Nacional habla de que cumplida la referida edad, el funcionario judicial debe dejar el cargo.

El proceso por su renovación se iniciará efectivamente el próximo miércoles con los exámenes para los postulantes.

Este proceso culminaría recién en marzo pero no se podrá aguardar al nuevo integrante para la votación, pues la elección se debe realizar este mes.

Con esto se concluye que serán ocho los habilitados para votar, por lo que si no hay consenso deberá haber por lo menos cesión de algunas de las partes.

En este caso el presidente no tiene doble voto, porque la votación es secreta.

El artículo 8º de la Ley 609 que habla de la Integración de Salas y Elección de Autoridades se refiere a esto al señalar taxativamente: “La Corte Suprema de Justicia en sesión plenaria, que se realizará en el mes de febrero de cada año, procederá a integrar sus salas y a elegir a su Presidente, por el voto secreto favorable de por lo menos cinco de sus ministros”.

Así las cosas, la sesión del 18 de febrero será una de las más esperadas, porque será precedida de intensas negociaciones internas que no van a poder escapar del interés político por todo lo que se disputará este año, en todo el territorio nacional.

Eugenio Jiménez Rolón iría al CM

El Consejo de la Magistratura también está en etapa de vencimiento de mandato y eso afecta a la Corte Suprema de Justicia.

Su actual representante es el ministro Luis María Benítez Riera, vicepresidente primero del máximo tribunal.

Es casi seguro que el Dr. Benítez Riera deje el cargo, por lo que la Corte deberá elegir un nuevo representante.

Si se tiene en cuenta la tradición de la Corte, el próximo representante deberá ser el que actualmente ostenta la suplencia ante la Corte.

Y este ministro es Eugenio Jiménez Rolón, actual presidente de la Corte, quien tras dejar la titularidad de la Corte pasaría a ocupar la representación ante el Consejo.

Los otros cuyos mandatos fenecerán son Carlos Raúl Cabrera (representante del Poder Ejecutivo), Cristian Kriskovich (universades privadas Derecho UC), Adrián Salas y Claudio Bacchetta (gremio de abogados).

De todos ellos, solo Bacchetta (actual vicepresidente del CM) tiene posibilidad de ser reelecto, pues los demás ya cumplieron dos periodos de tres años en el Consejo.

La Constitución Nacional limita a dos periodos la posibilidad de ocupar un lugar en el órgano encargado de conformar ternas para el Poder Judicial, el Ministerio Público y el de la Defensa Pública.

En marzo, la Corte llamaría a elecciones para las diversas representaciones.

Fretes y Bareiro están en el JEM

El Jurado de Enjuiciamiento cuenta con dos representantes de la Corte Suprema de Justicia y allí no habría cambios.

Los actuales representantes son Gladys Bareiro de Módica y Antonio Fretes.

Como miembros sustitutos están Manuel Ramírez Candia y Alberto Martínez Simón.

La Corte nombra a los sustitutos para los casos en los cuales no podrán intervenir uno o los dos representantes.

Empero, fueron Ramírez Candia, en primer lugar, y Martínez los llamados a integrar el Jurado cuando no pudieron hacerlo Fretes o Bareiro de Módica, por alguna de las circunstancias previstas por la ley.

También el Jurado, actualmente presidido por el senador Enrique Bacchetta, tendrá cambios este año.

Tanto Adrián Salas como Cristian Kriskovich dejarán el órgano una vez que elijan a sus reemplazantes en el Consejo de la Magistratura.

Ambos representan al CM ante el Jurado e inclusive Kriskovich llegó a ocupar la presidencia del Jurado.

Igualmente, Salas es el actual vicepresidente del Jurado.

Otro de los miembros del Jurado es Fernando Silva Facetti, quien junto a Bacchetta representan a la Cámara de Senadores.

Mientras que a la Cámara de Diputados representan Ramón Romero Roa y Eusebio Alvarenga. Todos los congresistas seguirán en funciones hasta el año 2023.

El Jurado de Enjuiciamiento tiene la atribución de estudiar la conducta de los magistrados y en todo caso puede absolverlos, apercibirlos o removerlos del cargo.

Nuevo horario y suspensión de catering

Por disposición del presidente del JEM, el nuevo horario de trabajo de los funcionarios durante este año será de 8:00 a 16:00.

Además, el presidente del JEM suspendió el pago de renumeraciones extraordinarias.

En los casos de días de sesiones que se inician a las 14:30, los funcionarios afectados podrán ingresar más tarde, de manera de asistir a los miembros sobre todo en lo referente a la reunión.

Asimismo, ya no será requerido el servicio de catering durante las sesiones extraordinarias.

Según Bacchetta, las decisiones tomadas administrativamente significarán un ahorro de G. 500 millones al año.

“Buscamos adecuarnos a la realidad del país y así seguir fortaleciendo la credibilidad de esta prestigiosa institución”, dijo Baccheta.

El JEM quedó severamente dañado luego de que ABC Cardinal dio a conocer los audios filtrados que involucraron en tráfico de influencias en la Justicia al entonces presidente Óscar González Daher y al exmiembro Jorge Oviedo Matto.

Esto le valió un proceso penal a ambos, quienes también tuvieron que dejar la Cámara de Senadores, a consecuencia del escándalo que se generó.

ocaceres@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD