CSJ, con nuevo titular

Tras una administración caracterizada por la transparencia y la austeridad, ahora el flamante presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alberto Martínez Simón va por más. En su primer discurso, habló de su intención de sentar las bases para cambiar la imagen negativa que arrastra el Poder Judicial hace años.

De izquierda a derecha, los ministros María Carolina Llanes (vicepresidenta 2°), Alberto Martínez Simón (presidente), Eugenio Jiménez Rolón (expresidente) y Antonio Fretes (vicepresidente 1°).
De izquierda a derecha, los ministros María Carolina Llanes (vicepresidenta 2°), Alberto Martínez Simón (presidente), Eugenio Jiménez Rolón (expresidente) y Antonio Fretes (vicepresidente 1°).

La promesa de realizar todo el esfuerzo necesario para combatir la mora judicial y de cambiar el alto porcentaje de reclusos sin condena están invariablemente presentes en los discursos de los presidentes de la Corte Suprema de Justicia y con el ministro Alberto Martínez Simón no fue diferente.

Sin embargo, el flamante titular de la máxima instancia judicial del país trajo una novedad que apunta a cambiar la triste imagen del Poder Judicial, muy desgastado a fuerza de sucesivos y escandalosos casos de corrupción, fallos endebles contra poderosos e implacables contra personas de escasos recursos, extinción de sonados procesos emblemáticos, entre otros.

En la primera entrevista a los medios de prensa que dio como presidente de la Corte Suprema de Justicia, trajo a colación un pensamiento que ya había exteriorizado cuando se desempeñaba como camarista y vicepresidente de la Asociación de Jueces del Paraguay, que es la intención de blindar al Poder Judicial de los políticos.

PUBLICIDAD

Blindaje a magistrados

En aquel entonces, Martínez Simón abogó por la exclusión de los políticos del Consejo de la Magistratura y también del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, como una forma de evitar que la confirmación o la destitución sigan siendo utilizados como elemento de presión para lograr fallos a medida de los políticos.

“Eso de sentirse protegido o amparado no tiene que pasar por una decisión personal tiene que pasar por estructuras. Es decir, el juez tiene que ser valiente y tener coraje para aplicar la ley. ¡Clarísimo! Pero no podemos depender sólo de actos heroicos del juez, las estructuras le tienen que amparar al juez que no va a haber una reacción política –y no hablo de política como derivada del ámbito político sino que sacarle del cargo por una sentencia que no cayó bien– el juez tiene que hacer lo más objetivo posible y creemos que en la próxima reforma constitucional tenemos que hablar seriamente de tener organismos de inclusión y de exclusión, no sé si dos o uno, eso se discutirá en la constituyente, que tenga una conformación distinta”, expresó.

PUBLICIDAD

“Apostemos a una formación más académica, más de ministro de Corte jubilados, de personas de una honorabilidad indiscutible para que integren esos órganos y apostemos a que esos órganos van a ser suficientemente fuertes como para proteger bien al juez que hizo bien su trabajo y al que hizo mal su trabajo, sacarlo del sistema”, agregó.

Principios de Bangalore

La incorporación de los Principios de Bangalore como regla de conducta para los magistrados es otra de las innovaciones impulsadas por Martínez Simón y que hacen a la intención de elevar la apuesta por una justicia más respetada, a partir de una conducta ética intachable. Ello implica un riguroso control sobre una serie de situaciones que ahora están carentes de orientación, tales como utilización de las redes sociales y conductas en la vida privada que inciden en la imagen del magistrado y por ende, en la del Poder Judicial.

Proceso lento

“En realidad, esto es algo que hay que construir y que nos va a llevar muchísimos años. Yo soy plenamente consciente de que la imagen del Poder Judicial no va a cambiar en esta generación, es decir, esta generación que estamos hoy viviendo va a tener probablemente, no la mejor imagen que debería tener, pero tenemos que empezar a construir solidez en el sistema de justicia para que la próxima generación, cuando nuestros hijos ocupen nuestros lugares, cuando sean jueces, cuando sean fiscales, cuando sean abogados ejerciendo la profesión, hayamos cambiado un poquito la justicia, habremos cambiado un poco la imagen de la justicia o mucho la imagen de la justicia”, indicó.

En síntesis, Martínez Simón apunta a blindar a los magistrados que actúan conforme a la ley y apartar del sistema a aquellos que no lo hicieron. El discurso está muy bueno, veremos cómo le va en las acciones.

Exlocal de Capasa será la sede de la Corte Suprema

Uno de los cambios a ser impulsados por el actual presidente Alberto Martínez Simón es el de la sede de la Corte Suprema de Justicia, que hace años funciona en los pisos 9, 10 y 11 de la Torre Norte del Palacio de Justicia (Sajonia).

En una sesión realizada el 11 de febrero pasado, el entonces presidente Eugenio Jiménez Rolón informó que el Ministerio de Hacienda ya realizó la transferencia del local de ex Cañas Paraguayas SA, ex Capasa, al Poder Judicial.

Se trata de la finca Nº 4.125, ubicada en las céntricas calles Garibaldi y Palma, cuya traspaso al Poder Judicial fue dispuesto en el 2014, mediante el Decreto Nº 2183, firmado por el entonces presidente Horacio Cartes.

“Es un ícono arquitectónico de la ciudad”, dijo Jiménez Rolón y añadió que el traspaso se concretó vía escritura, “ con lo cual se incorpora al patrimonio del Poder Judicial un bien sumamente importante”, añadió.

Tras felicitar la iniciativa, el ministro Martínez Simón recomendó dar inicio a los trámites necesarios para la posesión inmediata del inmueble y medidas administrativas correspondientes. La idea es que el mismo sea la futura sede de la Corte Suprema, en un plazo máximo de dos años.

“Tratándose de un local que será destinado a la próxima sede del Corte Suprema de Justicia, deberíamos hacer los trámites para tomar posesión inmediata del inmueble y también las gestiones administrativas correspondientes para las modificaciones que forzosamente tendrán que ser realizadas para una próxima mudanza. Entonces, plantearle al pleno que una vez concluidos los trámites de registración de la escritura, procedamos a las gestiones correspondientes para la toma de posesión y la gestión también para adquirir los recursos para, si Dios nos permite, en un par de años mudarnos ahí”, expresó Martínez Simón.

Digitalización de expedientes, en marcha

La digitalización de los expedientes judiciales es otra de las labores que el nuevo titular de la Corte pretende impulsar, y que de hecho lo está haciendo desde su designación como ministro (abril del año pasado). Asimismo, se comprometió a continuar con la política de transparencia y austeridad que caracterizó a la gestión de Jiménez Rolón.

“El cambio de guardia en la CSJ va a significar simplemente la continuidad y la profundización de los trabajos de transparencia, fortalecimiento institucional que vamos a llevar a cabo en las estructuras ya hechas, sin incurrir en nuevos gastos, nuevos costos presupuestarios (...)”, afirmó.

En convención de jueces, pidió “blindar”

La postura favorable del doctor Alberto Martínez Simón a la exclusión de políticos de los órganos de selección y de control de jueces fue revelada en ocasión de la Primera Convención Nacional de Jueces del Paraguay realizada en noviembre del 2017 y que reunió a unos 500 magistrados de la capital e interior del país.

“La independencia del Poder Judicial no se basa en actos de heroísmo particulares, sino se basa en que la infraestructura normativa, la infraestructura orgánica nos permita ser independientes, y esto se logra, en primer lugar, sacándoles los componentes políticos a los órganos que nombran a los magistrados y remueven a los magistrados, hoy día Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados”, dijo Martínez Simón, entonces camarista y vicepresidente de la Asociación de Jueces del Paraguay.

Control a jueces, a la CSJ

“Es más, una idea que está tomando cuerpo en la Convención fue que la función de remoción se le devuelva –porque realmente en la Constitución está así–, se le devuelva a la Corte Suprema de Justicia. Entonces, que el órgano de juzgamiento sea la Corte Suprema de Justicia. Esta es una propuesta de la que tomamos nota y eventualmente vamos a plantear en una Constituyente. Ojalá que algún partido, o todos, tomen esa posta y hagamos una especie de blindaje al Poder Judicial para que el PJ sea independiente”, acotó, al referirse a algunas de las propuestas planteadas.

Blindaje a magistrados

“Se detecta que gran parte de la pérdida de independencia del Poder Judicial pasa porque el Poder Judicial es vulnerable a las presiones políticas en el nombramiento y en la remoción. Entonces la idea es cambiar el modelo, ya que el modelo demostró en estos 25 años desde la Constitución del 92 que es tremendamente permeable a la presión política, sacarle al componente político del órgano de selección y de remoción”, resaltó.

Finalmente, en declaraciones a nuestro diario, el ahora presidente de la Corte opinó que “el sistema le tiene que permitir a cualquier juez ser independiente sin necesidad de sacrificios personales, pero que tiene que haber un blindaje para que el magistrado se sienta autónomo al momento de dictar su resolución y no estar dependiendo de una espada de Damocles y terminar procesado por el sentido de sus sentencias”.

Autarquía presupuestaria

Asimismo, Martínez Simón recordó que otro escollo para lograr un sistema judicial independiente es que el Poder Judicial no administra sus fondos, el 3% del Presupuesto Nacional de Gastos.

“Tenemos también el tema de la autarquía. El Poder Judicial no administra sus fondos. La Corte tiene que ir a pelear por su presupuesto al Poder Legislativo, y la Corte debe ser autónoma en la administración de su dinero”, acotó.

rferre@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD