Diez razones por las que Ibáñez debe renunciar

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2001

Cargando...

1- La ley es igual para todos, pero José María Ibáñez es un representante del pueblo en el Congreso Nacional, por lo que su responsabilidad como autoridad ante la sociedad es mayor.

2 Defraudó la voluntad popular al no cumplir su cometido con honestidad, un requisito imprescindible para una autoridad.

3- Mintió a la ciudadanía, a la justicia y al Estado paraguayo cuando prometió trabajar para todos.

4 - Estafó al Estado paraguayo al utilizar el dinero de los contribuyentes para pagarles el salario a sus caseros.

5- No fue un simple error en el que incurrió Ibáñez. “Concepto equivocado o juicio falso”, dice una definición de la Real Academia Española sobre el error. Con toda su formación no se puede creer en una simple equivocación.

6- En su calidad de diputado por Central y representante del Partido Colorado se debe a una masa electoral que le deposita su confianza. Nadie va a votar a un legislador para que pague a sus caseros con dinero del Estado.

7- Sus actos pasan más allá del cuestionamiento jurídico. También es ético y aunque esta palabra parece que no forma parte del léxico de los políticos, sin embargo está muy arraigada para medir el comportamiento de aquellos a quienes se les da la misión de defender los intereses del pueblo.

8- No va a tener autoridad moral para emitir opinión alguna acerca de cualquier tema desde su banca de parlamentario.

9- Resulta un estorbo como miembro suplente de la Cámara de Diputados ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. Si el titular renuncia, ¿quién se atreverá a nombrarlo como reemplazante?.

10- Le hará un favor a la desprestigiada clase política, será coherente con su discurso de reconocer un grueso error y de pedido de disculpas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...