Histórico juicio a Neneco

En coincidencia con el tercer aniversario del cobarde asesinato de nuestro compañero corresponsal Pablo Medina Velázquez, este 16 de octubre se iniciará el juicio contra el mandante del ataque, el exintendente de Ypejhú Vilmar “Neneco” Acosta Marques.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/32PILYDEFVBBLE37I6Z47MZEBU.jpg

El periodista Pablo Medina Velázquez, en aquel entonces de 53 años de edad, los últimos 16 de ellos dedicados a ABC Color, fue asesinado el 16 de octubre de 2014 en un camino rural de Villa Ygatimí, en el departamento de Canindeyú, cuando regresaba a Curuguaty luego de un recorrido periodístico.

En la emboscada murió también una de sus acompañantes, Antonia Maribel Almada Chamorro, de 19 años, en tanto que milagrosamente resultó sobreviviente una hermana de esta, quien viajaba en el asiento trasero de la camioneta doble cabina manejada por Pablo.

El testimonio de la hermana de Antonia fue vital para identificar, ya aquella noche del crimen, a uno de los autores materiales, Wilson Acosta Marques, actualmente de 44 años de edad y presuntamente oculto en Brasil.

Este dato, entonces, condujo a la Policía y a la Fiscalía a conectar con el caso al hermano menor de Wilson, quien en ese entonces era el intendente colorado de Ypejhú, Vilmar Acosta Marques, ahora de 42 años de edad. Neneco cayó en el Brasil, el 4 de marzo de 2015, y está encerrado en la cárcel de Tacumbú desde hace un año y nueve meses, justamente en espera de su juicio que se inicia en dos meses.

El dato de que Vilmar podría haber ordenado el ataque no era un hecho aislado, teniendo en cuenta que el jefe comunal meses antes había iniciado un proceso judicial contra nuestro compañero, porque supuestamente fue perjudicado en su honor y reputación con algunas publicaciones de Pablo, que al final terminarían confirmándose con el transcurso del tiempo.

Un fino trabajo de la Policía y la Fiscalía permitieron aclarar técnicamente el caso tras un mes, cuando presentaron el extracto de los cruces de llamadas entre todos los involucrados.

Al revisar el historial del número de teléfono que usaba Vilmar, los investigadores entendieron que este coordinó el crimen desde Ypejhú, mientras se comunicaba permanentemente con su hermano mayor, Wilson, y el sobrino de ambos, Flavio Acosta Riveros, otro de los tiradores.

Flavio, quien ahora tiene 32 años de edad, está preso en Brasil desde enero de 2016, en espera de que se defina su extradición a Paraguay, también para ser enjuiciado. Extraoficialmente, ante las autoridades brasileñas Flavio admitió haber participado en la muerte de nuestro compañero Pablo Medina.

Otros casos impunes 

El juicio que va a afrontar Vilmar Acosta Marques resulta un hecho histórico al considerar que podría ser la primera vez que el autor moral de la muerte de un periodista sea condenado. La Fiscalía pediría la pena máxima, que es de 30 años de encierro, aunque también se le podrían aplicar otros 10 años como medidas de seguridad.

Varios otros crímenes de periodistas paraguayos quedaron impunes o solamente fueron condenados los autores materiales, como por ejemplo en el caso del hermano menor de Pablo Medina, el radialista Salvador Medina.

Este último fue asesinado en el año 2001 en Capiibary por denunciar en su emisora a una mafia que extraía rollos de una reserva natural.

El asesino de Salvador, Milciades Mailyn, obtuvo recientemente la libertad condicional luego de pasar 16 años preso, pero nunca contó quién lo contrató para eliminar al periodista.

Testigos claves

Para el juicio a Neneco, el Ministerio Público, representado por la fiscala Sandra Quiñónez, propuso como testigos a 42 personas, muchas de ellas policías que investigaron el hecho. Pero los testimonios clave serán los de Arnaldo Javier Cabrera López, de 40 años, quien era chofer y secretario particular de Neneco, y del teniente coronel Felipe Alberto Orrego Torres, antiguo jefe del destacamento militar de Ypjehú. 

Lo que digan ambos podría ser decisivo para probar la responsabilidad de Neneco.

1. Flavio Acosta Riveros 

Fue uno de los dos autores materiales del doble homicidio y encargado de seguir y vigilar a Pablo Medina desde que entró a la zona donde ocurriría la emboscada. Utilizaba la línea 0982 677 482, con el cual se reportaba a su tío Vilmar y se comunicaba con su otro tío Wilson. Está preso en Brasil desde el 9 de enero de 2016, en espera de la extradición.

2. Wilson Acosta Marques

El otro tirador que acabó con la vida de Pablo Medina y Antonia Almada. Usaba el teléfono 0985 656 890 y abrió fuego, por orden de su hermano Vilmar, con una escopeta calibre 12. Es un conocido sicario fronterizo, buscado también por otra serie de homicidios, como el de un policía militar brasileño. Permanece prófugo, presuntamente en el lado brasileño.

3. Arnaldo Javier Cabrera López

Era el chofer y secretario particular del entonces intendente Vilmar Acosta Marques. El número 0981 758 591, que estaba registrado a su nombre, era usado por Neneco para coordinar el atentado. Está condenado a cinco años de cárcel por no avisar lo que iba a pasar. Permanece encerrado en la Agrupación Especializada.

ileguizamon@abc.com.py