La FTC siempre está detrás

El autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) se inició en la década de 1.990 como brazo armado y clandestino del movimiento político “Patria Libre”. Oficialmente se hizo denominar con el nombre EPP en 2008, durante la presidencia de Nicanor Duarte Frutos, quien en ese tiempo buscaba su reelección. 

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/OL6MX557T5FCVC7SYUA3JGAO5Q.jpg

Posteriormente asumió el gobierno de Fernando Lugo y durante su administración comenzaron los operativos contra el EPP. Lugo nombró como ministro del Interior a Carlos Filizzola, conocido por la frase: “Les estamos pisando los talones”. Sin embargo, el exobispo no terminó su gobierno pues fue destituido a través de un juicio político y asumió Federico Franco, quien siguió la lucha contra los epepistas. 

En 2013 asumió la presidencia de la República Horacio Cartes, quien en su primer discurso dijo: “Los criminales no nos van a marcar la agenda”, sin embargo, su periodo presidencial está por culminar sin logros y con frases como: “Les tenemos rodeados”. 

Como primera medida de Cartes instituyó la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) mediante el Decreto Nº 103/13, dentro del marco legal establecido en la Ley Nº 5036/13 que modifica la Ley Nº 1337/99 “De Defensa Nacional y Seguridad Interna”. La fuerza de combate fue la unión de elementos de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. 

PUBLICIDAD

Sin embargo, desde ese tiempo solo pudo eliminar a la Agrupación Campesina Armada (ACA), pues sus integrantes carecían de disciplina y adiestramiento. Pero, hasta ahora no puede con el principal objetivo: el EPP. 

Siete comandantes tuvo la FTC hasta el momento. Sus respectivos trabajos se destacaron por la falta de eficacia. 

Se añade que si bien, tras su creación no contaba con presupuesto propio ahora sí tiene uno, millonario y exclusivo, tampoco genera resultados y es solo un “juguete caro” ubicado en el norte del país. 

Es necesario señalar que el EPP hasta hoy día dejó 65 víctimas, 35 de ellas fueron civiles, 19 policías incluido el suboficial 2º Edelio Morínigo y 11 militares. 

De los cuales durante la era Cartes, son 21 civiles, 10 policías con Edelio y 11 militares. 

Pero no todo es carencia dentro de la FTC, entre la noche del 14 y madrugada del 15 de mayo de 2017, mostraron un exceso de descoordinación cuando localizaron a 20 integrantes de la célula principal del EPP y los tuvieron vigilados por cuatro horas y lo que pudo ser el mejor operativo, fue un fracaso. 

Además en los últimos “enfrentamientos” con el principal anillo del EPP en el distrito de Arroyito (Concepción), se notó la estrategia torpe de la FTC, pues la pasada incursión pareció más un ejercicio o desfile militar que un ataque frontal a criminales. Esa acción, que tuvo cientos de disparos, culminó sin ningún criminal abatido ni capturado y mucho menos, individualizado. 

Lo peor es que en todo momento la FTC, con su paso torpe y pesado solo sigue pistas que le deja el EPP, cuyos miembros de seguro se burlan desde las sombras de nuestras fuerzas de seguridad y sus estrategias. Esto pasó con el cuerpo de Abrahán Fehr y todo indica que no sufrirá diferencia con la situación de Edelio.

ariel.espinoza@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD