El sangrado uterino anormal

PARTE 1; “Toda mujer en edad reproductiva experimenta mensualmente una serie de oscilaciones hormonales cíclicas que se traducen a todos los niveles del tractogenital y que tienen su manifestación más evidente en el útero con el engrosamiento progresivo de su capa interna (endometrio) y finalmente su descamación en forma de sangrado.

Este sangrado uterino se conoce como menstruación y es tan importante que determina la forma de contabilizar los días del ciclo genital (el primer día de la menstruación se considera convencionalmente como el primer día del ciclo)”.

-¿Cómo saber si el sangrado uterino es normal o anormal?

-La menstruación tiene ciertas características que nos permiten reconocer si estamos ante un sangrado normal o uno anormal:

Frecuencia: habitualmente se presenta cada 28 días (rango normal: 21 a 35 días).

Duración: habitualmente dura entre 3 y 5 días (rango normal: 2 a 7 días).

Cantidad: habitualmente el sangrado es alrededor de 100 ml (rango normal: 50 a 150 ml).

Si la menstruación ocurre con una frecuencia inferior a 21 días (polimenorrea), superior a 35 días (oligomenorrea) o a 90 días (amenorrea) o si dura más de 7 días (menorragia) o si la cantidad de sangre perdida es inferior a 50 ml (hipomenorrea) o superior a 150 ml (hipermenorrea) estamos ante una menstruación anormal. Cualquiera de estas alteraciones, lo mismo que un sangrado no relacionado con la menstruación (metrorragia) debe ser considerado como un sangrado uterino anormal.

-¿Cuáles son las causas probables de un sangrado uterino anormal?

-Es importante tener en cuenta que el sangrado uterino anormal puede deberse a causas extragenitales, como trastornos de la coagulación, enfermedades hepáticas y cardiacas, hipertensión arterial, trastornos tiroideos, etc. Una vez descartadas estas causas generales debemos diferenciar entre las causas genitales orgánicas y no orgánicas.

El sangrado uterino anormal de causa orgánica obedece a una alteración anatómica del cuello o cuerpo del útero, de las trompas de Falopio o de los ovarios (cuerpos extraños como los dispositivos intrauterinos, inflamaciones, infecciones, pólipos, miomas, endometriosis, adenomiosis, hiperplasia endometrial, neoplasias benignas o malignas, complicaciones del embarazo como aborto, desprendimiento placentario o embarazo ectópico, complicaciones de cirugías recientes).

El sangrado uterino anormal de causa no orgánica llamado también sangrado uterino disfuncional es aquel que no se debe a una causa anatómica y por lo tanto se diagnostica recién después de descartar una causa orgánica. Por lo tanto su diagnóstico depende de la capacidad y tecnologías disponibles. Es decir, un sangrado orgánico podría ser catalogado como disfuncional si no se utilizan los medios adecuados y modernos de diagnóstico, lo cual conllevaría lastimosamente a un tratamiento incorrecto e ineficaz. El sangrado uterino disfuncional generalmente se debe a un desequilibrio de las hormonas relacionadas con la ovulación (estrógenos y progesterona).

Dr. Roger Molinas, ginecólogo
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD