En forma, cueste lo que cueste

La alimentación es un hábito que se debe mantener todo el año, pero si aún no hemos empezado un plan de alimentación para bajar de peso y llegar bien a la primavera, empecemos, sin olvidar los ejercicios. Estos no implicarán estrategias peligrosas ni mágicas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4MBIJEJDHBBLPAFJ5E3T4ID2NI.jpg

A días de la estación primaveral la licenciada Carolina Sosky, nutricionista, comparte estos tips: no debemos saltar comidas, si el plan es comer saludable debemos empezar por hacer un buen desayuno, un pequeño snack o colación a media mañana, un almuerzo equilibrado, la merienda suficiente para evitar atracones posteriores y una cena liviana que contribuya a un buen descanso.

También propone “no contar calorías, mejor contemos nutrientes porque podemos caer en el riesgo de tener desbalances alimentarios en lo que respecta a la selección de alimentos, un ejemplo son los alimentos light, que no por tener menos calorías significan que sean más sanos. Muchos de ellos contienen aditivos, azúcares y carecen de nutrientes esenciales. Los mejores alimentos no contienen etiquetas”.

Según la licenciada Carolina, “basta con una rutina de 30 minutos de caminatas diarias, gimnasio, baile o algún deporte para obtener resultados positivos”.

Adriana Vargas, nutricionista, opina que “lo ideal es ir haciendo cambios paulatinos y trabajar sobre cuatro pilares: las dietas ponen todo el foco en la balanza ya que el bajar de peso, no es el objetivo, sino el resultado. No nos debemos exigir con prototipos poco acordes a nuestra realidad. Hacer las paces con la comida, aprender a comer lo que deseas en conexión a tus señales de hambre y saciedad. La comida es más que energía y nutrientes, es altamente placentera, nos hace socializar, está culturalmente incrustada y tenemos la capacidad de experimentar el placer de comer a través de todos los sentidos”.

Recomienda valorar la importancia de realizar actividad física. Disfrutar realmente del ejercicio, sin que la idea fija sea solo bajar de peso, moverse genera beneficios en todos los aspectos desde reducir el estrés hasta prevenir enfermedades crónicas.

Por su parte la licenciada Sosky aconseja “evitar el exceso de dulces y comida rápida, no es grave consumirlos de vez en cuando pero a diario no permiten bajar de peso. Hay que tomar agua, dos litros durante el día, y no abusar del alcohol, porque muchos ingieren bebidas solo en eventos sociales. Si el consumo es moderado no debería repercutir en los resultados que deseamos obtener, pero si ocurre de forma muy frecuente o abundante, esto impedirá que quememos eficientemente las grasas”, puntualiza.

mirtha@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.