¿Es solo un modismo?

Los jóvenes que se expresan pero no se les entiende lo que dicen tienden a deprimirse y retraerse; eso les afecta en su relacionamiento y su vida social. Se les puede ayudar con una atención temprana y ejercicios. Todo es cuestión de paciencia y perseverancia.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YYNZCUXBWZHYRLF7RNA77TVHA4.jpg

La licenciada Sol Godoy Font, fonoaudióloga, señala que si el adolescente no posee discapacidad, ya sea física, auditiva o cognitiva, o presente alguna alteración del lenguaje o del habla desde niños tales como la tartamudez, los trastornos articulatorios, alteración en la voz, estamos hablando de un modismo. Se trata de una costumbre lingüística que tiene la función de ahorrar energía al hablar, presentes en todas las lenguas y en el habla de las personas.

–¿Qué ocurre hoy con el lenguaje de los jóvenes?

–Los jóvenes tienen y mantienen una jerga juvenil. Con los modismos los adolescentes crean “nuevas” formas de comunicación humana y una manera diferente de manifestar su pertenencia, así como para diferenciarse de los adultos.

Nuestra situación de país bilingüe podría ser otro factor, ya que utilizamos el español y el guaraní, y la combinación de ellos. Para los jóvenes, esto puede ser un poco confuso, y ocasiona que se hable el español con el balance fonético del guaraní. Por otro lado, existen también algunos extranjerismos sacados de la lengua inglesa.

–¿Cuáles son los indicadores que señalan que el adolescente no posee una buena pronunciación?

–Según estudios, la cantidad de palabras promedio que hablaba un adolescente eran de 1.500, mientras que hoy en día cayó en 500 palabras. Los jóvenes se expresan sin un vocabulario variado, hablan entre dientes y con la utilización de modismos y jergas, lo que lleva a que no se les entienda.

–¿Cómo prevenir la mala pronunciación?

–Si existiese algún problema relacionado con el lenguaje, habla, voz, trastornos de la deglución (dificultad en la alimentación), lectoescritura y cualquier otra patología que dificulte la normal comunicación, incluyendo trastornos fonológicos, ante cualquier duda lo mejor es consultar con un profesional del área. La atención temprana es indispensable para un diagnóstico y tratamiento precoz, pues estos problemas tienen una incidencia directa como causantes de fracaso escolar, retraimiento, conductas agresivas, aislamiento e incluso depresión. Generan de manera asociada una serie de problemas de comunicación y emocionales que disminuyen la calidad de vida y el bienestar del niño y adolescente y su entorno. Pero es importante recalcar que un niño que habla bien puede convertirse en un adolescente que no lo hace, una vez más, debido a los modismos.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05