Señales de alerta

La doctora Ramos refiere que el herpes genital puede causar llagas, cortes en la piel o en el recubrimiento interno de la boca, la vagina y el recto. Las llagas genitales causadas por el herpes pueden sangrar fácilmente y cuando estas entran en contacto con la boca, la vagina o el recto durante las relaciones sexuales aumentan el riesgo de transmitir o contraer el VIH, si su pareja sexual o parejas sexuales tienen VIH.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

“La mayoría de las personas que tienen herpes no presentan síntomas o si los presentan son muy leves. Es posible que no se den cuenta de los síntomas leves o que los confundan con otra afección de la piel como un grano o pelo encarnado. Es por esto que muchas personas que tienen herpes no lo saben”, resalta Ramos.

Agrega que “las llagas del herpes genital por lo general se ven como una o más ampollas en los genitales, el recto o la boca. Las ampollas se abren y dejan llagas dolorosas que pueden tardar semanas en curarse. A estos síntomas a veces se los llaman ‘brotes’; la primera vez que una persona tiene un brote es probable que también presente síntomas similares a los de la influenza, como fiebre, dolores corporales e inflamación de glándulas. Es común que los brotes de herpes genital se repitan”, culmina.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05