Incautaciones por “accidente”

Mientras en Brasil y Argentina la incautación de cigarrillos paraguayos de contrabando son una cuestión cotidiana, en Paraguay casi no se tienen registros de los procedimientos para combatir este flagelo por parte de Aduanas.

El último cargamento de cigarrillos que se incautó fue detenido en diciembre de 2017. Y fue casi por casualidad.

Mientras buscaba a miembros del grupo criminal brasileño Primeiro Comando da Capital (PCC), una comitiva fiscal, policial y hasta militar se topó con 22 camiones de gran porte; 8 de ellos ya cargados con cigarrillos, esperando el momento de partir. Cuando abrieron los camiones se toparon con productos fabricados por Tabesa. Y el silencio cubrió el operativo desde ese momento.

Era el primer cargamento de cigarrillos incautado en Paraguay desde 2014. En esa oportunidad se hallaron 880 cajas de cigarrillos de la marca Eight-King Size, producidos por Tabesa, la empresa del presidente Cartes. La carga fue hallada en Alto Paraná.

PUBLICIDAD

Así como ocurrió en Pedro Juan Caballero, los intervinientes hallaron la carga mientras buscaban dar con narcotraficantes. El abogado de quienes fueron detenidos aseguró que los cigarrillos serían llevados solo hasta Salto del Guairá. Lo curioso es que la carga estaba siendo alzada a botes en el Lago Itaipú, ruta favorita de los contrabandistas. 

Los cigarrillos fueron liberados en menos de 24 horas. Con los de Pedro Juan Caballero tardaron al menos un poco más.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD