“Destrucción”: un thriller sobre las malas decisiones

Una excelente Nicole Kidman protagoniza un filme sobre una detective buscando redención y venganza siguiendo un rastro de sangre y errores del pasado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/Z2N725UOAFGNJC67CNNI7CPCEI.jpg

Gracias a un impresionante trabajo de maquillaje, el personaje de Nicole Kidman en Destrucción lleva en la cara los rastros de su dolor interno, manchas y arrugas como manifestaciones físicas de una ira y un remordimiento que la actriz australiana vocaliza de forma inolvidable.

Kidman interpreta a la detective Erin Bell, una agente de la policía de Los Ángeles a quien vemos por primera vez en su auto bajo un puente, los ojos inyectados de sangre y un andar dificultoso cuando va a observar el hallazgo de un cadáver en las cercanías; los demás policías en la escena claramente asumen que viene de una noche de tragos que se extendió hasta la mañana.

La directora Karyn Kusama – responsable de la excelente película de suspenso de 2015 La Invitación – ensambla un filme que es engañosamente simple a primera vista, y realmente nunca se vuelve realmente complicado de seguir, con un ingenioso giro final como su única indulgencia, pero que va cobrando profundad a medida que va terminando armar el rompecabezas del pasado de la detective Bell y cómo un operativo encubierto que tuvo resultados desastrosos 17 años antes sigue repercutiendo en su vida.

PUBLICIDAD

En el pasado Erin se infiltró, junto con un agente del FBI (Sebastian Stan), en la banda de asaltantes de bancos de un carismático criminal llamado Silas (Toby Kebbell), y en el presente la policía emprende un violento y trágico viaje por los paisajes más decadentes – literal y metafóricamente hablando – de Los Ángeles rastreando a la gente que podría llevarlo hasta el hombre cuyo desprecio por la vida acabó destruyendo la vida de Erin, entre otras que destruyó de forma más literal.

Kebbell, una presencia siempre interesante, más aún cuando le toca hacer de villano, interpreta a Silas como un Charles Manson de bajo presupuesto, un líder tan carismático como es peligroso, pero con más sutileza que otros villanos recientes que hacían obvia referencia a Manson, como por ejemplo Chris Hemsworth en Malos momentos en el Hotel Royale.

Silas no tiene demasiado tiempo en pantalla pero su presencia orbita sobre toda la película y deja en claro por qué la detective está dispuesta a arriesgar su carrera y su vida por atraparlo.

Pero al final es siempre la increíble actuación de Kidman la que propulsa la película mientras Erin va atropellando todo a su paso en un desesperado intento de conseguir redención, sea cual sea el costo.

Como otro filme de detectives reciente, Destrucción pinta un panorama ligeramente pre-apocalíptico que imagino ha de ser la sensación general en un país como Estados Unidos, tan relajado en sus restricciones a las armas. En el mundo de la película una burbuja de nuestra realidad puede transportarse inmediatamente en el tiempo al Salvaje Oeste, e incluso detectives de civil portan armas automáticas en las cajuelas de sus autos.

Si Dragged Across Concrete los dejó con ganas de más, Destrucción es incluso mejor.

------------------------------------------------------

DESTRUCCIÓN (Destroyer)

Dirigida por Karyn Kusama

Escrita por Phil Hay y Matt Manfredi

Producida por Phil Hay, Matt Manfredi y Fred Berger

Edición por Plummy Tucker

Dirección de fotografía por Julie Kirkwood

Banda sonora compuesta por Theodore Shapiro

Elenco: Nicole Kidman, Toby Kebell, Sebastian Stan, Tatiana Malsany, Jade Pettyjohn, Bradley Whitford, Scoot McNairy, Toby Huss, Zach Villa, James Jordan, Beau Knapp, Shamier Anderson

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD