El “síndrome” llegó a Paraguay

“El síndrome del eterno viajero” es un cortometraje que sintetiza parte de la aventura de Lucía y Rubén, una pareja de españoles que decidió dejar todo y dar la vuelta al mundo. La “enfermedad” de ir de un sitio a otro los trajo hasta Paraguay.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ONQTFMAMJJDIJNH24EHO34OUNY.jpg

“El síndrome del eterno viajero es la sensación de no estar a gusto en ningún sitio porque necesitas estar en otros. Es una enfermedad que te salva la vida”, es la definición que se da en el material audiovisual a esta “enfermedad”.

El corto fue elaborado por esta pareja de publicistas españoles oriundos de Madrid, Lucía Sánchez (30) y Rubén Señor (40), quienes comparten la misma pasión por viajar. Rápidamente, el video se viralizó en las redes sociales y hasta ahora ya lleva más de 350.000 reproducciones en solo dos meses.

“No quiero que los domingos sean deprimentes o los miércoles día de películas… Quiero solo pensar qué hacer en cada momento”, se escucha en una parte del material, cuya protagonista es Lucía, a quien se puede ver en diferentes partes del mundo.

PUBLICIDAD

“El síndrome del eterno viajero” muestra la primera parte de esta aventura a la que se lanzaron hace tan solo unos meses y que culminará a mediados de setiembre. El objetivo: visitar todos los países que puedan, conocer gente y diferentes culturas.

Lucía y Rubén son pareja desde hace algunos años. Ambos vivían en Madrid y trabajaban como publicistas. Un día, decidieron vender todo lo que tenían para contar con una especie de fondo, renunciaron a sus trabajos y se embarcaron en esta aventura que les llevó, hasta ahora, a 14 países.

En febrero de este año concedieron una entrevista a la revista de ABC Color, mediante la cual muchos paraguayos conocieron su historia y, a través de internet, los contactaron. Llovían las invitaciones para que llegasen a Paraguay y, entonces, incluyeron a nuestro país en el tour.

“Lo mejor de estar lejos de todo lo que conozco es saber que, a cada paso que dé, me espera algo totalmente nuevo”, es una de las frases que se escucha en el cortometraje, y con Paraguay, esto se cumplió plenamente.

Lucía dijo que desde que pisaron el país se dieron cuenta de la amabilidad de la gente. “A veces tardamos en encontrar dónde dormir o cómo movilizarnos, pero acá aparecen uno tras otro ofreciéndote su ayuda”, manifestó.

Una de sus paradas fue San José de los Arroyos, donde llegaron de sorpresa a casa de una joven pareja con la que habían mantenido contacto vía correo electrónico.

Como todo en esta aventura es de película, coincidentemente los paraguayos con quienes contactaron también se llaman Lucía y Rubén.

De noche, golpearon la puerta de la casa y se encontraron con sus tocayos. A pesar de que la sorpresa fue grande, sin dudar los invitaron a quedarse por unos días, cuenta Rubén.

“A pesar de que llegamos de sorpresa, nos dieron hasta lo que no tenían y, además, muchísimo cariño”, relata Lucía.

Al salir de la casa, ni siquiera pasaron cinco minutos desde que habían hecho la señal de 'autostop' en la ruta, cuando un hombre se ofreció a acercarles a Asunción.

Así, recorrieron otras ciudades, conocieron el lago Ypacaraí, la Loma San Jerónimo, el microcentro, y otros sitios emblemáticos, guiados por la amabilidad del paraguayo, resaltaron.

China, Laos, Tailandia, Birmania, Malasia, Singapur, Indonesia, Filipinas, Hong Kong, Nueva Zelanda, Australia, Dubái, Argentina y Brasil son solamente algunos de los sitios que Lucía y Rubén ya han visitado. Y la aventura continúa.

Luego de pasar por Sudamérica, planean ir hasta Centroamérica, para luego llegar al norte, donde se encontrarán con algunos amigos en Estados Unidos.

En cada país van aprendiendo cosas nuevas y, especialmente, van derribando prejuicios. “Esto nos mostró que hay gente buena en todo el mundo. En todos los países siempre hemos encontrado gente que nos recibe con brazos abiertos”, mencionó Lucía.

Rubén resaltó el hecho de que en los lugares que visitan siempre llama la atención el estilo de vida “mochilero” que adoptaron. “Si tienen el deseo de viajar, les digo que lo hagan (…) Hay mucha gente que es feliz con una rutina, con la seguridad; pero si no son felices así, se tienen que animar”, alentó.

Tras el tour, creen que volverán a Madrid a realizar otro corto sobre estas experiencias, ya que fueron grabando y tomando fotografías en todos los lugares donde estuvieron.  

De hecho, mucha gente los sigue a través de las redes sociales, los cuales son medios para contactar con otros que quieren hacer lo mismo o que desean recibirlos en su ciudad.

Sin embargo, esto podría no durar mucho tiempo, ya que el “síndrome” no se cura y lo más probable es que, en pocos meses más, ya estén tras una siguiente aventura.

 

“El síndrome del eterno viajero”

En Internet:

Algoquerecordar.com
Facebook .com/algoqrcordar
Twitter: @algoqrecordar
Pinterest.com/algoq
Youtube.com/algoqrecordar
algoquerecordarycontar@gmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD