“Hacer rock nacional es un trabajo de hormiga”

El vocalista de Cien al Palo presenta el álbum debut de la banda y define la clave de crecimiento dentro del incipiente rock nacional.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6QOULAP46RD47JMWIPBWRDRJCQ.jpg

Un año atrás, eran un grupo de amigos más que soñaba con grabar un disco y salir de gira. Tras años de esfuerzo y experiencia en distintas formaciones, los amigos de Luque se volvieron a encontrar para un proyecto al que llamaron Cien al Palo.

Los resultados no pudieron ser mejores. Junto a 6Morocho, se coronaron como ganadores de la quinta edición del concurso de bandas de Palermo, “Demostrá tu música”, con el cual ganaron un contrato que les aseguraba el sueño de cualquier ‘rockstar wannabe’: grabar un disco y, por supuesto, salir de gira.

Después de tocar por primera vez en Ciudad del Este y Concepción, como parte de la gira Palermo Rock Tour, el grupo presenta Persiste, su primer álbum.

PUBLICIDAD

El espíritu de la banda se manifiesta desde el concepto del arte de disco. En la tapa vemos a una tortuga, que –aunque lenta– persiste hasta llegar a la meta. “Es el concepto de la pata de la tortuga que está dando un paso. El concepto es de persistir, paso a paso… eso es lo que queremos dar a entender”, comenta Francisco Montanaro, voz y guitarra de la formación.

Las sesiones de grabación del disco empezaron a grabarse en los estudios Supernova desde marzo de este año, y terminaron entre junio y julio, con la masterización. “Teníamos temas que sacamos, y entraron otros. Nos juntamos con Diego (Serafini) y dijimos que no eran más o menos de la onda que tenía que tener el disco. Trajimos maquetas viejas y entraron temas que no iban a entrar”, comenta sobre la selección del repertorio.

La producción artística del álbum corrió a cargo de Cien al Palo junto a Diego Serafini (guitarrista y vocalista de Gaia).

PUBLICIDAD

De las 12 canciones que forman parte, Montanaro destaca especialmente La rueda (el primer corte), Donde pueda ver el sol y Basta. El primer tema trata de “que la rueda no deje de girar, que esto recién empieza… es uno de los temas que, a mí –particularmente– me gusta mucho, y es el primer corte del disco”.

Sobre Donde pueda ver el sol, el vocalista apunta que “habla del mismo concepto, de mirar siempre para adelante. Ese tema es muy bueno”.

Con una temática social, y hasta dolorosa, Basta conlleva un corte de canción de protesta, dedicada “a los políticos y a esa gente que es la que nos maltrata con su día a día”.

En las letras encontramos una misma esencia: la necesidad de avanzar, y nunca detenerse. “Casi todo el disco está encarado en esa lucha nuestra, día a día, de hacer rock nacional. De repente se te cierran las puertas, después se te abren. Ese enfoque tiene: no rendirse y tocar todas las puertas que haya”.

-El disco funciona como declaración de principios de la banda…

-En casi todos los temas, las letras hablan de lo que nosotros vivimos, de esa lucha. Nosotros hacemos música hace años y la oportunidad que se nos presenta ahora con Palermo, y grabar el disco, eso tiene un costo alto. Cuando vas a grabar un disco, hacer un arte de tapa, bien, eso cuesta mucha plata. Y el enfoque que tuvo el disco fue eso.

Nos venimos de esa guerra de venir y probar y probar, y se nos dio con el (concurso) Demostrá… se nos abrió esa puerta y, por supuesto, que no lo desaprovechamos.

-¿Cuál fue el momento en que sentiste que cumplías tu sueño?

-El momento en que cumplimos (el sueño) fue en el cierre de la gira (el pasado sábado), frente a 2.500 personas. Que las 2.500 personas estén cantando nuestros temas, coreando, saltando y armando todos ese quilombo, para nosotros ese momento, particularmente, fue uno de los mejores de los que yo viví, hasta ahora, como músico. El cierre de Palermo fue impresionante. Estamos hablando de gente, infraestructura, trabajos, sonido, luces, todo fue increíble y todo estaba perfecto.

-¿Cómo definís el sonido de Persiste?

-Es muy variado y una mezcla de muchas cosas, porque cada uno de nosotros viene de una corriente diferente… pero los tres somos diferentes, y con esa mezcolanza… según Diego (Serafini), nosotros somos un ‘hard rock moderno’. Sonamos a eso en vivo.

-Entre esa diversidad, ¿suelen surgir conflictos?

-No tenemos ningún drama con eso. Nostros somos amigos de infancia, somos vecinos, todos de Luque, y compositivametne tenemos demasiada buena relación. Si nos gusta el arreglo, le metemos, no hay dramas. Nunca hubo un ‘Che, sacale esa parte’. No tenemos problemas, por suerte. Todavía, no sé más adelante.

-¿Alguna anécdota de la gira en el interior?

-¡Hay muchas anécdotas! Lo típico: a nuestro baterista (Jorge Colmán) le gusta mucho el trago… y estaba medio descontrolado, y no sabía dónde estaba parado, en algún momento después del concierto. Fue la burla de la gira. (Risas).

-En la gira compartieron con Salamandra, Revolber, Bohemia Urbana… ¿cómo fue la convivencia?

-Uno es muy prejuicioso cuando no le conoce bien a la gente. Cada uno de los grupos tenía sus prejuicios. Y, todo lo contrario. La gente de Salamandra, Bohemia Urbana y Revolber se hicieron amigos; nos trataron súper bien, nos dieron muchos consejos, mucha fuerza. Nos apoyaron arriba, abajo, al costado del escenario… cada uno nos tiró sus ‘tips’ para ponerle un poco más de ganas, y subirse y reventar.

-¿Planes de grabar un video?

-Con el tercer corte a nosotros nos gustaría grabar algo audiovisual, estamos decidiendo todavía… podría ser No tengas miedo, Sin rumbo… esa idea está desde siempre. Inclusive, con el disco queríamos lanzar algo, pero como sabemos es complicado eso. Es un trabajo que, si no hacés bien, no luce. Nosotros preferimos esperar y tener las formas y los fondos y la gente adecuada. No queremos un video que esté mal hecho. Queremos algo mejor o al nivel del disco.

-Una pregunta recurrente, pero que la gente agradece. ¿Qué tips les darían a una banda que sueña hacer lo que ustedes hacen?

-El grupo que quiera hacer esto, en serio, es un trabajo… es tomar con pinzas todo. Tratar de ser detallistas, más que nada. Tratar de empezar con un buen tema, grabar un buen disco, y que se entienda lo que vos querés hacer, que llegue ese mensaje.

Y es como todo: el sufrimiento de cada artista; sufrir y pasar noches y pasar malos ratos; irte a un concierto y que se vayan dos personas, 30, 50… así. Para mí, hacer rock nacional es un trabajo de hormiga. Es ir ganando un punto tras otro. Ese es mi consejo: no se desanimen; que los grupos nuevos tengan fe en lo que hacen, porque cuando uno cree, eso contagia en lo demás. Es creer y amar lo que uno hace, y tratar que la gente vea de la mejor manera posible, dentro de las posibilidades.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD