Yvyraró paraguayo expuesto en Uruguay

En Villarrica, una carpintería con 22 años de experiencia fabrica muebles gastronómicos con materia prima nacional. Con 15 empleados directos, exporta para importantes empresas asentadas en Uruguay. Los próximos destinos serían Bolivia y Chile.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/E7JPVYXOXVB3RM5LRW6UEVK2MA.jpg

En el barrio Yvaroty de Villarrica, capital del Guairá, se encuentra la fábrica Langraf Muebles, que lleva aproximadamente seis décadas en el mercado y desde hace doce años incursiona en la fabricación de muebles gastronómicos publicitarios de calidad premium, elaborados con yvyraró.

Según explica su propietario, Alfredo Langraf, gracias a la amplia clientela local que adquiere cada año, sumado a las inversiones recientemente realizadas en infraestructura y maquinaria de punta, se logró incrementar la producción, logrando incluso la apertura del mercado uruguayo, el competitivo país forestal.

Los muebles son hechos íntegramente en Paraguay, con materia prima nacional por 15 personas empleadas directamente y un servicio tercerizado para la costura, serigrafía y terminación. Así, los productos son exhibidos en el mercado uruguayo gracias a los contratos concretados con la Fábrica Nacional de Cerveza de Uruguay, Coca Cola, Agua Nativa y Heineken, acotó. Los muebles fabricados con mano de obra paraguaya pueden ser apreciados en las más importantes ciudades como los son Punta del Este y Montevideo.

La empresa exportó para la temporada 2014-2015 unos “3200 sillones, 800 mesas y 450 sombrillas” que ya fueron enviadas al país charrúa.

Las trabas a los productos paraguayos por parte del gobierno argentino también afectaron a la producción de Langraf Muebles, incluso siendo su propietario oriundo de ese país. Lamentó de esta manera el cierre de en el 2014 de la sucursal en el país vecino, “luego de cuatro años de lucha constante debido a la burocracia y las excesivas trabas que pone el gobierno del vecino país para el ingreso de los productos paraguayos”.

“Mis compatriotas están haciendo un trabajo malhecho en estos momentos, mientras que nosotros nos esmeramos, lo que se demuestra con el reconocimiento del mercado uruguayo al abrir sus puertas”, subrayó para seguidamente agregar que se encuentran en tratativas con los mercados boliviano y chileno.

Pese a los contratiempos, Langraf señaló que el 2014 fue un año récord al superar los 2500 juegos que se solían fabricar en años anteriores, con entregas a término, incorporando sustanciales mejoras en los materiales de pintura y embalaje de calidad. “Estamos convencidos que esa es la clave del éxito de los mismos”, concluye.