Familia de temido ministro creó offshore

Meses antes de que el temido exministro stronista Sabino Augusto Montanaro falleciera, su esposa y uno de sus hijos crearon una empresa de portafolio en las Islas Vírgenes Británicas, conocidas como paraíso fiscal, todo con apoyo de Mossack Fonseca.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2BCASQGAPBBZZBQNGK5E745VDM.jpg

Enero de 2011. Sabino Augusto Montanaro, el temido exministro del Interior del régimen del dictador Alfredo Stroessner, afrontaba sus últimos meses de vida. El hombre acusado de crímenes de lesa humanidad había regresado sorpresivamente a Paraguay en setiembre de 2009, anciano, achacado por la enfermedad, asegurando que ya no respondería ante la justicia y que se salvaría de pasar sus últimos días en algún calabozo.

Mientras la vida de quien fuera uno de los hombres más temidos del régimen stronista se apagaba, uno de sus hijos, Augusto Guadalupe Montanaro Talavera; y su esposa, Marta Beatriz Talavera de Montanaro, se encargaron de crear una empresa de portafolio en las Islas Vírgenes Británicas (BVI, por sus siglas en inglés) asesorados por el estudio jurídico panameño Mossack Fonseca, especializado en asesorar a personajes (desde políticos hasta narcotraficantes) interesados en crear firmas de fachada para esconder grandes sumas de dinero en cuentas bancarias en paraísos fiscales.

Documentos facilitados a ABC Color por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) revelan que el encargado de iniciar las gestiones para la creación de la empresa fue Augusto Guadalupe, el tercero de los cuatro hijos del matrimonio del exministro stronista.

PUBLICIDAD

De acuerdo a lo que revela un intercambio de correos entre representantes de Mossfon y Montanaro Talavera, los contactos iniciaron entre finales de enero de 2011 y los primeros días de febrero de ese año.

En un correo enviado el 1 de febrero por Olga Santini, empleada de la oficina en Miami (Estados Unidos) de Mossfon, Montanaro Talavera es citado para una reunión el viernes 11 de febrero, aprovechando que realizaría un viaje hasta el país norteamericano. El hijo del exministro stronista le informa que su salida desde Asunción estaba confirmada para el 9 de febrero y adelanta que su presencia en tierras estadounidenses será breve.

PUBLICIDAD

“NUESTRA ESTADIA VA SER MUY CORTA POR MIAMI , YA Q ESTARIAMOS POR CENTROAMERICA TAMBIEN EN ESTE VIAJE , REGRESANDO A ASUNCION EL 19 DE FEBRERO HACIENDO ESCALA EN MIAMI EN ESA FECHA (sic)”, señala la respuesta de Montanaro Talavera. La familia del temido exministro del Interior del dictador Stroessner se había refugiado precisamente en Centroamérica, más específicamente en Honduras, luego del golpe de Estado que derrocara al régimen stronista en febrero de 1989.

Apenas unas horas después de que se concretara la reunión (el 11 de febrero) Santini vuelve a enviar un email a Montanaro Talavera, en el que dice estar complacida por haberlo conocido y pone a su disposición dos nombres de shelf companies (empresas de portafolio) a fin de que eligiera el que mejor le parecía: MONET INVESTMENT PORTFOLIO S.A. y TALWAY INTERNATIONAL SYSTEMS CORP.

Días después, el 16 de febrero, Montanaro respondía avisando que ya había enviado la documentación solicitada por los representantes de Mossfon para continuar con los trámites para la creación de la empresa de portafolio. “También estamos muy conformes y agradecidos de conocerte, llegó toda la documentación sin problema y ya hemos remitido de vuelta con la elección de la compañía, y nos parece mejor enviarla a Asunción a esta dirección, Edificio Helipuerto, O’Leary 650, entrepiso, Asunción Paraguay”, afirmaba.

Actualmente, esa dirección corresponde a la firma Inmobiliaria Santa Elisa, que funciona en la dirección señalada en el correo. La empresa fue creada en 1941. Se dedica, principalmente a la ganadería desde el año 2003, administrando la estancia Yby Pyta ubicada en San Estanislao, San Pedro. Es una Sociedad Anónima presidida por la esposa de Montanaro, Martha Beatriz. El vicepresidente es Augusto Guadalupe. Sus otros directores son Isabel Montanaro de Chiriani y Juan Domingo Talavera.

Los Montanaro recibieron la traducción oficial de un documento que acredita que la firma Monet Investment Portolio SA fue creada exitosamente. Dice: “El Registrador de Asuntos Corporativos de las Islas Vírgenes Británicas, por este medio certifica, conforme a la Ley de Compañías de Negocios de BVI, 2004 que habiendo sido satisfechos todos los requisitos de la Ley respecto a la incorporación, Monet Investment Portfolio SA Compañía de BVI número: 1622200 ha sido incorporada en las Islas Vírgenes Británicas como una compañía de negocios de BVI, este día 4 de enero de 2011”.

Además recibieron dos actas de consentimiento de la empresa, que en realidad les pertenecía, para actuar como directores de la misma.

Sabino Augusto Montanaro llegó a ser vicepresidente del Partido Colorado y ocupó alguna vez un escaño como parlamentario. Sin embargo, su legado más oscuro lo escribió durante los años en los que ocupó el cargo de ministro del Interior del gobierno del dictador Alfredo Stroessner, desde 1966 hasta 1989.

Montanaro es señalado como uno de los artífices del pacto entre los gobierno dictatoriales de la región conocido como “Operación Cóndor”. De acuerdo a defensores de los Derechos Humanos, este pacto le costó la vida a unas 100.000 personas y miles más fueron sometidos a torturas y vejaciones de todo tipo.

Luego del golpe de Estado que derrocó a la dictadura stronista, una de las más largas y sanguinarias de América, Montanaro pidió asilo político en Honduras. Allí se instaló en Tegucigalpa, en la exclusiva Colonia Lomas del Guijarro.

Como residencia escogió uno de los pisos de un lujoso edificio con vista panorámica de la estatua del Cristo Picacho, uno de los símbolos de la capital hondureña. Enseguida se hizo amigo de un pastor de una iglesia evangélica, que lo convenció de abandonar el catolicismo para convertirse en un predicador de la Biblia.

Montanaro, que casi no salía de su departamento acosado por la paranoia de que lo querían matar, abandonaba su edificio solo para asistir los domingos a la celebración religiosa de su iglesia, donde era muy respetado.

Todos los empleados del exministro stronista eran paraguayos y tenían órdenes de cocinar exclusivamente con ingredientes de Paraguay o importados desde Estados Unidos o Europa.

Su cercanía con el dictador le permitió amasar una gran fortuna, además de bienes y propiedades que nunca fueron recuperados por el Estado paraguayo.

Volvió a tierras paraguayas de manera sorpresiva, en 2009. Ya no podía caminar y sus pocas apariciones públicas las realizó en silla de ruedas o camillas, sin brindar declaraciones o entrevistas. Pasó apenas una noche en el penal de Tacumbú, para luego ser liberado. Fallecería en setiembre de 2011, sin responder por los numerosos crímenes a los que se lo vinculaba.

juan.lezcano@abc.com.py - @juankilezcano

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD