Robos de arte disminuyeron en Italia pero siguen siendo una amenaza

ROMA. Italia registró menos robos de obras de arte en 2019 que en el pasado pero este fenómeno sigue siendo una amenaza real y muy rentable, solo superado por el tráfico de drogas y el de armas, avisó hoy el general de los carabineros, Roberto Riccardi.

Visitantes toman fotos de la pintura 'San Marcos predicando en Alejandría' de Gentile y Giovanni Bellini, exhibida en la prestigiosa galería de arte Pinacoteca di Brera en Italia.
Visitantes toman fotos de la pintura 'San Marcos predicando en Alejandría' de Gentile y Giovanni Bellini, exhibida en la prestigiosa galería de arte Pinacoteca di Brera en Italia.MATTEO CORNER

“El tráfico ilícito de arte existe y siguen en volumen de negocio a la droga y las armas. En 2019 hubo menos robos y nos tranquiliza pero no bajamos la guardia”, subrayó el comandante de la unidad para la Protección del Patrimonio Cultural en un encuentro telemático con la prensa extranjera. Riccardi explicó que en los últimos tiempos se ha aumentado la protección de los lugares que contienen este valioso patrimonio, como las cerca de 100.000 iglesias de todo el país, y además se ha ganado en vigilancia en las galerías y museos italianos. Tal es así que los robos de arte se redujeron en 2019 en un 27,2 % en comparación con el año anterior: los hurtos en lugares de culto fueron la mitad y en los museos cayeron en un 30%.

En la lucha contra este fenómeno cuenta también la colaboración con otros países y la creación de bases de datos. “Ahora es cada vez más difícil para una casa de subastas o para un museo acabar siendo víctimas de propietarios ilegítimos”, dijo.

“LA NATIVIDAD” DE CARAVAGGIO, LA MÁS BUSCADA

Actualmente en el banco de datos de este cuerpo especializado hay 1,3 millones de archivos de obras de arte buscadas, la primera “La Natividad" de Caravaggio, robada del oratorio de San Lorenzo de Palermo (Sicilia, sur) en la noche del 17 de octubre de 1969. El lienzo, de valor incalculable, fue sacado del templo sin su marco y, aunque aún hoy se desconoce su paradero, todo parece indicar que pasó por las manos de la mafia siciliana Cosa Nostra, tal y como han declarado algunos criminales arrepentidos. No obstante, el comandante recuerda que las declaraciones a menudo fueron contradictorias. Otra hipótesis que se baraja es que haya sido troceado: esto facilitaría su venta, lo haría menos reconocible y también más rentable (en la obra hay seis figuras, la Sagrada Familia, un ángel, San Francisco y San Lorenzo). “ Vender un Caravaggio puede suponer vender seis, aunque esto es todavía un misterio”, relató el policía.

PUBLICIDAD

LOS ÚLTIMOS LOGROS DE LOS “DETECTIVES DEL ARTE”

En el pasado esta unidad logró recuperar “El Jardinero” (1889) de Vincent van Gogh, robado en 1998 de la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma, o “La Muda” de Rafael y dos cuadros de Piero della Francesca sustraídos en 1975 del Palacio Ducal de Urbino (norte). Pero su acción no se ha detenido nunca y desde su fundación en 1969 han devuelto a los italianos cerca de 3 millones de obras de su patrimonio, a menudo sacadas al extranjero. Uno de los casos más comentados se produjo en marzo de 2019, cuando los carabineros se enteraron de que unos ladrones planeaban robar la “Crucifixión” del pintor flamenco Pieter Brueghel de la iglesia de Castelnovo Magra, en la región de Liguria (noroeste). Por eso se adelantaron y la cambiaron por una copia, impidiendo a los ladrones llevarse la auténtica. El último éxito ha sido encontrar la semana pasada en una finca de la región de los Abruzos (centro) la puerta trasera del local parisino del Bataclan, decorada con un mural de Banksy para honrar a las víctimas de los atentados yihadistas de 2015.

¿QUIÉNES SON LOS LADRONES DEL ARTE?

Riccardi cree que los traficantes de arte o restos arqueológicos “no siempre son mafias”, pues las diversas organizaciones criminales “no tienen una actividad continua en el sector”. Es más bien un interés puntual. Por ejemplo la mafia calabresa, la 'Ndrangheta, la más violenta y poderosa del país, ha intentado hacer negocios con yacimientos en Crotone o Vibo Valentia (sur) . Pero los traficantes requieren competencias específicas y se dotan de todo un sistema de eslabones, empezando por los ladrones o por los excavadores de tumbas y terminando por los vendedores y compradores del mercado negro internacional.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD