Ana Banks: “El mensaje que puedo dar es de esperanza y amor”

Las diferentes experiencias que atravesó a lo largo de sus 56 años de vida llevaron a la actriz Ana Banks a desarrollar “Mi decisión”, un espectáculo unipersonal dirigido por Ever Enciso y Nataly Valenzuela, quien además trabajó en la dramaturgia. La obra se estrenará hoy en formato virtual a través de la plataforma Passline.

Ana Banks en "Mi decisión".
La actriz Ana Banks en una escena de su unipersonal autobiográfico "Mi decisión", grabado en la sala La Correa.Dani González

“Yo ahora no tengo más nada que esconder. Sin conocerme van a saber cosas de mi vida”, expresó la actriz al hablar de este unipersonal, cuya idea comenzó hace cinco años, buscando compartir su historia de vida. “Todo fue muy tarde para mí. Soy una chica muy inocente dentro de todo, pero alegre, espontánea. Fui pasando etapas muy difíciles y todo eso fui contando en esta obra que es un unipersonal autobiográfico”, detalló la actriz.

En el proceso de creación de la obra, mantuvo varias reuniones con Valenzuela en las que hablaba de su infancia, su etapa del hockey, su identidad sexual, de cómo el teatro cambió su vida. “Es muy rico todo lo que me pasó. Mi lema es que a pesar del dolor, hay triunfo”, añadió.

Con un lenguaje frontal y honesto, en este unipersonal busca visibilizar el daño y el impacto que producen los prejuicios, tanto en el trastorno bipolar, como en la violencia intrafamiliar y la construcción desde la diversidad, cuestionando la necesidad de construir una sociedad más humana y tolerante.

“No voy permitir que nadie más me saque mis alegrías”, afirmó Banks, con una fuerte convicción en sus decisiones y creencias, subrayando la importancia de poner atención a la salud mental.

Comentó que desde los 22 o 23 años que hace terapia y que eso la ha ayudado a resguardarse de su casa y de la sociedad. “Ellos me tiraban las flechas y yo ponía el escudo, simbólicamente. A esa gente que tiene problemas yo le sugiero que haga terapia, que se abra a un sicólogo o sicóloga y que hable de su problema. Evidentemente todos tenemos problemas, todos tenemos trastornos que no podemos solucionar solos y entonces necesitamos del profesional siempre”, remarcó.

“A veces hay que tener coraje. A mí me trataron de loca muchísimas veces, pero no precisamente porque tomo pastillas sino porque no estoy de acuerdo con el resto”, añadió.

La actriz, cuyo nombre real es Ana Rosa Guggiari, es hija del recordado escultor Hermann Guggiari y sobrina de la beata Chiquitunga, que era prima de su padre. Aseguró que Dios juega un papel fundamental en su día a día, pero afirma que es “una católica que quiere luchar por sus derechos”.

“A mí me salvó la parte espiritual, a mí me salvó Dios en muchas oportunidades. Dios es un ser superior muy importante para mí. Yo estoy de la mano de Jesús en la mano izquierda y en la derecha de la Virgen María. Me levanto, me pongo el aceite de Chiquitunga en la frente para que me guíe en lo que tengo que hacer, porque yo me siento como una servidora”, añadió.

Teatro sin máscaras

Ana destacó que su vínculo inicial con el teatro se remonta a sus años de colegio y fue su profesora, la actriz española Pilar Clemens, la que le sugirió incursionar en las tablas de forma profesional. “Me dijo ‘Vos tenés que estudiar teatro pero como profesión’. Yo tenía 18 años. Ahí empecé a hacer un taller en el Arlequín y con el tiempo me di cuenta que el teatro es una pasión para mí”, expresó la artista, que formó parte de obras como “Golpe de luna llena”, “Será martes”, “Cenizas” y “Vientos de verano”.

La actriz, que también trabajó en las películas “Los buscadores” y “Las herederas”, afirmó que siempre trata de imprimir un toque personal a los personajes que interpreta. “Yo me transformo en el personaje y siempre traigo cosas de mi vida para darle tono al personaje. Mi vida es muy rica, eso creo que también ayuda a que yo haga personajes que salen y que gustan”, acotó.

En “Mi decisión” deja atrás las máscaras para mostrarse en escena tal como es, afirmando que para ella como actriz representó una experiencia “totalmente distinta”.

“Estaba sumamente nerviosa porque iba a contar lo mío y al salir del escenario igual me quedé temblando”, recordó. No obstante, afirmó que ya superados los nervios iniciales comenzó a disfrutar de la experiencia. Sostuvo además que luego de esta temporada virtual, que se extenderá hasta el 15 de agosto, tienen planes de poder realizar funciones presenciales.

“Yo quiero que mucha gente vea esta obra para dar ese mensaje de esperanza y amor, que yo quiero dar”, añadió.

La obra contó con apoyo del Fondo Nacional para las Artes y la Cultura (Fondec) y estará disponible en www.passline.com.py. El costo del ticket virtual es de G. 30.000.

Ana Rosa destacó además la labor de Rolfi Gómez en la creación de la música original de la obra, así como el trabajo de Sergio Núñez en acondicionamiento y dramaturgia corporal, Nadia Capdevila en la producción general, Martín Pizzichini y José Tottil en las luces, Carmen González en el diseño del vestuario y los elementos escenográficos, y Hugo Matto en el diseño gráfico. La dirección de fotografía y edición es de Dani González, con cámaras de Marco Ramírez y Marcelo Pérez.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.