“Christopher poseído” es una atrapante obra de terror familiar

Atmósfera inquietante, una actuación principal excelente y una ausencia total de sustos baratos convierten a esta película de terror irlandesa en una opción interesante para aquellos a quienes les gusta el cine de horror con algo de paciencia y una pizca de surrealismo.

La película es dirigida por Lee Cronin.
La película es dirigida por Lee Cronin.MMAGUIRE E

El terror desde la perspectiva maternal ha sido campo fértil para algunas historias cinematográficas bastante interesantes; la excelente The Babadook de Jennifer Kent es un ejemplo reciente que salta a la cabeza, y el filme irlandesa The Hole in the Ground – llegada esta semana a Paraguay con el muy genérico título de Christopher poseído – bien podría ser una mitad digna de una doble maratón con aquél filme australiano.

Como la película de Kent, Christopher – dirigida por Lee Cronin – es una historia de terror desde el punto de vista de una madre que siente que su vida y la de su hijo están amenazadas por un horror que no puede comprender, y la película amaga constantemente entre lo explícitamente sobrenatural y lo psicológico, sembrando en la cabeza de su protagonista y el público una incertidumbre que atrapa e incomoda a medida que la película la zarandea a ella y a nosotros entre la certeza de que lo que está pasando es una amenaza externa a combatir y la sensación de que todo simplemente puede estar dentro de su cabeza.

Esa protagonista es Sarah (Seána Kerslake), que se mudó con su hijo Christopher (James Quinn Markey) al campo por circunstancias que nunca son explícitamente señaladas, pero que son fáciles de inferir debido a la ausencia del padre de Christopher y la presencia de una enorme cicatriz en la frente de Sarah que esta trata de ocultar.

PUBLICIDAD

Los sucesos extraños comienzan a ocurrir casi de inmediato: una mujer con trastornos mentales le dice a Sarah que el niño que está con ella “no es su hijo”, el niño comienza a demostrar cambios en su comportamiento, la madre comienza a imaginarse situaciones horribles y surreales, y un misterioso sumidero en el medio de un bosque parece atraerla a ella y al niño.

James Quinn Markey interpreta a Christopher.

Es el tipo de película que muchas veces la gente confunde como carente de terror cuando en realidad de lo que carece es de sustos repentinos con ruidos fuertes. Como muchas otras películas que la gente con menos paciencia tiende a decir que no dan miedo, como la ya mencionada The Babadook o The Witch, el horror de Christopher se va revelando de a poco, con ambigüedad.

El comportamiento extraño de Christopher podría ser un evento sobrenatural, o simplemente la reacción natural de un niño a una mudanza y el trauma de una vida familiar que parece haber tenido cierto grado de violencia; Sarah podría estar notando que alguna entidad extraña habita el cuerpo de su hijo, o simplemente podría estar siendo afectada por el estrés de ser una madre soltera, única responsable del bienestar de un niño.

Kerslake hace un trabajo excelente al comunicar la ansiedad y el desconcierto de la joven madre.

Cronin comunica esa incertidumbre en varias formas interesantes, aislando cada vez más a Sarah del mundo normal con bizarras visiones y pesadillas que recuerdan, en tono si no en contenido, a la forma gradual en que la psique de Jack Torrance se va desequilibrando en El Resplandor de Kubrick.

Seána Kerslake interpreta a Sarah.

A medida que la paranoia de la protagonista va creciendo y ella va convenciéndose cada vez más de que su hijo en efecto no es su hijo, sino algún intruso, algun impostor, la película comienza a negar al público información de una forma que inspira cierto grado de paranoia incluso en el espectador; escenas que acaban con una pregunta antes de que podamos escuchar la respuesta, una filmación cuyo contenido solo podemos adivinar por los rostros de las personas que la miran.

Es intencionalmente desesperante, y la tensión no deja de aumentar a medida que Sarah comienza a intentar definir de una vez por todas qué es lo que está pasando.

Quizá el único problema es que el desenlace de la historia no está a la altura de lo que vino antes, porque llega un punto en que la película comienza a sentirse menos creativa y sorprendente, aunque aún con ese ligero declive en astucia en la recta final, The Hole in the Ground es una grata sorpresa de calidad en el siempre saturado género del terror.

--------------------------------------------------------------------------------------

CHRISTOPHER POSEÍDO (The Hole in the Ground)

Dirigida por Lee Cronin

Escrita por Lee Cronin y Stephen Shields

Producida por Connor Barry y John Keville

Edición por Colin Campbell

Dirección de fotografía por Tom Comerford

Banda sonora compuesta por Stephen McKeon

Elenco: Seána Kerslake, James Quinn Markey, James Cosmo, Kati Outinen, Simone Kirby, Steve Wall, Eoin Macken

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD