“La posesión de Mary” es terror marino que no sale a flote

Apoyándose en los recursos más gastados del cine de terror, esta novedad de fin de año en la cartelera es una que ni siquiera los valientes esfuerzos de Gary Oldman y Emily Mortimer pueden salvar de hundirse en la mediocridad.

"La posesión de Mary" se estrenó el miércoles en cines de Paraguay.
"La posesión de Mary" se estrenó el miércoles en cines de Paraguay.RLJE Films

Michael Goi, un veterano director de fotografía cuya experiencia directorial se limita principalmente a la televisión, presenta una película de terror que desperdicia por completo una premisa potencialmente interesante, la de una familia lidiando con fenómenos sobrenaturales en el medio del mar, al desplegar una total falta de ambición, creatividad y efectividad a la hora de crear sus momentos de terror.

La historia de la película se enmarca en un interrogatorio policial a Sarah (Emily Mortimer), que fue hallada con sus dos hijas Lindsey (Stefanie Scott) y Mary (Chloe Perrin) a la deriva en el mar, en lo que fue el catastrófico viaje inaugural de un velero que su esposo David (Gary Oldman) compró en una subasta con la intención de iniciar un negocio de viajes turísticos marinos.

Sin embargo, el barco resulta albergar una influencia siniestra que gradualmente va atormentando hasta la locura a sus ocupantes.

Gary Oldman como David y Emily Mortimer como Sarah en "La posesión de Mary".
Gary Oldman como David y Emily Mortimer como Sarah en "La posesión de Mary".
PUBLICIDAD

El mar como escenario de historias de terror es algo que no ha sido aprovechado lo suficiente en el cine hollywoodense.

Hay bastantes películas sobre supervivencia contra la naturaleza –como la excelente Miedo profundo (2016), que fue escrita por el mismo guionista que Mary, Anthony Jaswinski– que podrían ser consideradas películas de terror, pero en lo que se refiere a terror sobrenatural, el único ejemplo más o menos reciente que me viene a la cabeza es la terrible Barco fantasma de 2002, una película en la que probablemente nadie ha pensado desde ese mismo año.

El mar es un ambiente con un historial kilométrico de misterios sin resolver, con siglos de reportes de barcos hallados a la deriva sin tripulación e incidentes similares que hacen al océano un entorno tan fértil para historias de terror como las nieves perpetuas de la Antártida o los confines oscuros del espacio, y ciertamente la premisa de Mary sería mucho menos interesante si la familia protagonista fuera a alguna casa de campo en algún bosque remoto como en literalmente miles de otras propuestas de terror.

Pero lastimosamente allí es donde el adjetivo “interesante” deja de ser aplicable a esta película, porque aunque Goi es capaz de retratar imágenes ocasionalmente imponentes, su capacidad para generar tensión y terror, al menos en esta película, es completamente nula, echando mano de todos los trucos más gastados del género sin traer nada a la mesa que les de algo de frescura.

PUBLICIDAD

Ruidos fuertes luego de un silencio prolongado, una niña pequeña actuando de forma siniestra y dejando dibujos perturbadores... Nada nuevo bajo el sol de ultramar.

Gary Oldman en "La posesión de Mary".
Gary Oldman en "La posesión de Mary".

Y más allá de proveer una excusa para el aislamiento de Sarah y su familia, el entorno marino no es aprovechado para nada. Realmente la historia podría estar ambientada en alguna casa abandonada en el medio de la nada y la película sería prácticamente la misma, y el hecho de que la película está contada como “flashbacks” de Sarah solo logra conseguir robar a la historia de la tensión de la incertidumbre de saber quién vive y quién muere durante la película.

Del elenco de actores la única que se salva es Emily Mortimer, que transmite muy bien la incertidumbre y desesperación de su personaje, mientras Gary Oldman está en piloto automático y el resto de los papeles son demasiado poco complejos para permitir a sus respectivos actores hacer nada demasiado destacable.

A pesar de una ambientación que podría permitir cosas muy interesantes, La posesión de Mary acaba siendo una pérdida de tiempo.

---------------------------------------------------------------------------------

LA POSESIÓN DE MARY (Mary)

Dirigida por Michael Goi

Escrita por Anthony Jaswinski

Producida por Scott Lambert, D. Scott Lumpkin, Mason McGowin, Alexandra Milchan y Tucker Tooley

Edición por Jeff Betancourt

Dirección de fotografía por Michael Goi

Banda sonora compuesta por The Newton Brothers

Elenco: Gary Oldman, Emily Mortimer, Manuel García-Rulfo, Stefanie Scott, Chloe Perrin, Owen Teague, Jennifer Esposito, Douglas Urbanski, Claire Byrne

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD