“Nadie sale con vida”

Un thriller de terror de modesta escala y presupuesto, pero inteligente y emocionante, enfrentando un horror sobrenatural desde la perspectiva de la migración.

Nadie sale con vida película Cristina Rodlo
Cristina Rodlo en "Nadie sale con vida", disponible en Netflix.Netflix

(Disponible en Netflix)

Nadie sale con vida es la historia de Ámbar (Cristina Rodlo), una mujer mexicana que ingresó ilegalmente a los Estados Unidos luego de la muerte de su madre en su país de origen. Ámbar tiene un plan: juntar el dinero para documentos de identidad falsos que le permitirán conseguir un trabajo con ayuda de un familiar suyo.

Mientras tanto, Ámbar consigue hospedaje en una pensión barata y maltrecha en la gélida ciudad de Cleveland. El hecho de que el hospedaje solo acepta mujeres no le llama mucho la atención al principio, pero pronto Ámbar comienza a experimentar fenómenos inexplicables, apariciones fantasmales y la amenazante presencia de un hombre extraño en el edificio.

Por lo general un filme de sustos efectivo, que se beneficia de contar una historia de terror desde la perspectiva de una inmigrante indocumentada, un enfoque fresco que le da a la historia un extra de tensión y ansiedad.

Ámbar camina toda la película sobre hielo fino, incluso antes de que los eventos sobrenaturales la hundan en la desesperación. La carrera contra el tiempo para conseguir los documentos falsos, las dificultades en el empleo que consiguió y la noción de que un encuentro al azar con un policía podría resultar en su deportación son amenazas palpables antes de que cualquier fantasma aparezca.

Y una vez que los horrores más viscerales comienzan la condición social de Ámbar significa que está aún más aislada de cualquier tipo de ayuda.

En cuanto al horror del filme en sí, la película comienza sin ser nada especial, pero a medida que avanza la película comienza a ganar efectividad en su poco uso de clichés como los ruidos fuertes en favor de generar inquietud de forma más sutil: ruidos indefinidos que podrían o no ser gritos en la distancia, huellas de pies que aparecen de la nada, una forma humana detrás de la cortina de la ducha.

Y eventualmente la película va aumentando de forma muy astuta y gradual la intensidad y lo explícito de su terror, desembocando en un final que parece una versión a menor escala de aquellas adaptaciones al cine de Silent Hill -algo que en estas líneas cuenta como un elogio- y que filtra su cuento de terror sobre migración con un poco de contexto histórico; colonialismo arqueológico y explotación migratoria combinados en un desenlace sangriento.

Cristina Rodlo brilla con su interpretación de Ámbar como una mujer constantemente asediada por la ansiedad de su situación pero que encara las circunstancias con implacable determinación, pasando de víctima a heroína; y Marc Menchaca le hace eco de forma admirable como Red, el dueño del hospedaje y un personaje con mucha más profundidad que la que uno esperaría de lo que al principio parece un villano obvio.

Nadie sale con vida no pasará a la historia como un clásico del terror; al verla uno tiene la sensación de que le faltó un borrador más del guion, una revisión más para conectar mejor los puntos entre el drama migratorio y el terror sobrenatural, pero es lo suficientemente tensa, entretenida, bien actuada y ocasionalmente aterradora para merecer un vistazo.

-----------------------------------------------------------------------------------------

NADIE SALE CON VIDA (No One Gets Out Alive)

Dirigida por Santiago Menghini

Escrita por Jon Croker y Fernanda Coppel (basada en una novela de Adam Neill)

Producida por Jonathan Cavendish y Will Tennant

Edición por Mark Towns

Dirección de fotografía por Stephen Murphy

Banda sonora compuesta por Mark Korven

Elenco: Cristina Rodlo, Marc Menchaca, David Figlioli, David Barrera, Victoria Alcock, Vala Noren, Moronke Akinola, Joana Borja, Alejandro Akara

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05