La pasión de Sin Bandera en Paraguay

Regreso triunfal: con nuevas canciones y un puñado de viejos éxitos, el dúo pop Sin Bandera volvió a Asunción para replicar su éxito latinoamericano.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/C3YK6ISM7ZFMTPCPJJP2NSA4TI.jpg

Pareciera que no pasaron los años... sin embargo, ya hace más de una década y media de la formación de uno de las nombres más sólidos de la balada y el pop latinos. Las voces del argentino Noel Schajris y el mexicano Leonel García son marca registrada de un cancionero inevitable al momento de repasar las más populares canciones de amor de los últimos años.

Tras su separación, en el año 2008, estos cultores de la balada se volvieron a dar una oportunidad para repetir la hazaña. Y vaya que lo lograron. Los artistas editaron el EP Una última vez, con cinco nuevas canciones, y emprendieron una nueva gira juntos, titulada de la misma manera.

Con la premisa de la "última vez" -aunque, en estos casos, las 'despedidas' pueden volverse eternas, en tiempos de crisis en la industria musical- el dúo regresó al Paraguay ocho años después de su último recital. Con un Jockey Club poblado de una importante cantidad de almas -obviamente, en su mayoría, femeninas- el hechizo con su público permanece intacto.

La apertura estuvo a cargo de Acho Laterza, el joven cantautor que presentó canciones de Estoy aquí, su álbum debut. Con una base musical que promete y una banda de músicos potente, el paraguayo nace como nueva propuesta, aunque con un desenvolvimiento escénico todavía tímido para un público multitudinario.

Con Una última vez iniciaba Sin Bandera su noche de grandes éxitos. El frío no impidió que las miles de fans llegaran -muchas de ellas, por supuesto, acompañadas- desde distintos puntos del país, dispuestas a revolver el baúl de los recuerdos, para canciones como Y llegaste tú, Tómame o Y más te amo.

Con una impecable banda de músicos y una puesta audiovisual impactantante, los artistas se reencontraban con los paraguayos, apelando al amor y a la nostalgia. Los agudísimos gritos femeninos se repetían, una y otra vez, entre los pasajes musicales de Para siempre... tal vez, Amor real -con un '¡Rohayhu Paraguay!, entre los versos-, En esta no, ABC -con arreglos de viento y percusión, como preludio- y Ves.

"¿Quieren bailar?", arengaban los vocalistas. Era, entonces, el momento de matar el frío al compás de Junto a ti, Sobre mí y el recordado éxito radial de Sirena. Los gritos y la emoción comenzaban a crecer a la par de baladas que sacudían a la multitud. Canciones como Que me alcance la vida, Suelta mi mano, Mientes tan bien, Que lloro y Te vi venir llevaban a las fans a un clímax musical revelado a través de gritos ensordecedores y algún que otro llanto a flor de piel. "Son un público terrible, muy fino", elogiaba uno de los vocalistas, mientras enfatizaba que el cierre sudamericano de la gira se estaba llevando a cabo en Paraguay.

El encuentro lacrimógeno -y con una calidez musical- llegaba a su fin con dos grandes clásicos de su repertorio: Kilómetros y Entra en mi vida. Con banderas paraguayas en manos, pura energía desbordante y una inocultable alegría en sus rostros, Noel y Leonel despedían a su público, quienes se manifestaban dispuestos a volver por "otra última vez". Después de todo, muy pocos saben hacerlo con semejante nivel de intensidad y simpleza/virtuosismo musical. Su público permanecerá dispuesto a otras varias "despedidas" más.