Un ‘Simple Plan’ en la noche asuncena

De la nostalgia a la alegría, de la energía a la introspección. Simple Plan se robó los aplausos en la noche del miércoles en el Casco Antiguo de Asunción.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/27BXQU2MKRG45PZQ6B3YWOMAK4.jpg

Con un puñado de canciones que impulsan desde su formación, cuando -desde finales del milenio pasado- descubrían el mundo desde su Montreal natal, entre estrenos y un par de versiones, la banda canadiense Simple Plan se presentó por primera vez anoche en un escenario paraguayo. El lugar era el Casco Antiguo del centro de Asunción, en un recital abierto por la banda de pop punk local Garage 21.

Con permanente interacción y una eterna atmósfera juvenil, la agrupación integrada por Pierre Bouvier, Jeff Stinco, Sébastien Lefebvre, David Desrosiers y Chuck Comeau iniciaba alrededor de las 21:40 su primer concierto en Asunción, con Opinion Overload.

“No lo puedo creer... ¡es nuestra primera vez en Paraguay!”, se escuchó decir, una y otra vez a Pierre Bouvier, vocalista y líder de la agrupación, mientras los fans locales se agitaban en las distintas etapas del show.

Canciones como Jet Lag, Jump -en medley con I Gotta Feeling-, I'd Do Anything y Boom apenas arrancaban el debut paraguayo, como parte de su gira Taking One for the Team.

PUBLICIDAD

Los coros pogos grupales eran permanentes mientras sonaban Welcome to My Life, Addicted, Your Love Is a Lie y -su más reciente corte- Perfectly Perfect.

“¡Aguije, Paraguay!”, gritaba Bouvier, entre otros fraseos en guaraní: infaltables como “Kuñatai porã” -correspondida a los gritos- y “Rohayhu”.

Después de versionar a Bruno Mars y The Weeknd, el entusiasmo del público volvía a encenderse para seguir con Can't Keep My Hands Off You, Farewell y Summer Paradise.

“¡Podríamos venir cada fin de semana!”, disparaba espontáneamente el cantante, como güiño a la entrega de un público dispuesto a disfrutar hasta el último instante.

PUBLICIDAD

Después de la nostálgica Crazy, I'm Just a Kid musicalizaba el último tramo de la noche, antes de seguir con la enérgica Shut Up y una seguidilla de canciones que despedían la noche ‘perfecta’: Perfect World, This Song Saved My Lifey y otro clásico del grupo, Perfect.

“¡Muchas gracias!”, se escuchaba decir al vocalista -en español-, mientras los aplausos y gritos varios sellaban un encuentro que promete, desde ya, quedar guardado en los recuerdos de un miércoles por la noche en Asunción.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD