Persecución y balacera en CDE

CIUDAD DEL ESTE. Una gran persecución y balacera se registró esta noche luego de que un vehículo, aparentemente, haya atropellado un control policial. Finalmente, el conductor fue atrapado sobre la supercarretera, a metros del límite con Presidente Franco. 

Los primeros datos referían que el automóvil circulaba sobre la avenida Amado Benítez, donde se realizaba un control policial en el marco de las restricciones de la cuarentena sanitaria. El conductor aparentemente atropelló la barrera, por lo que inmediatamente se inició una persecución.

La Policía pidió apoyo a los agentes de las demás comisarías y por el trayecto se sumaron varias patrulleras, además de la Policía Motorizada, teniendo en cuenta que no lograban detener el vehículo.

Varios videos viralizados en las redes sociales muestran el momento en que la Policía realizaba disparos contra el vehículo en la zona del Área 4, a fin de que se detenga. Sin embargo, sobre la supercarretera, a pasos del límite entre Ciudad del Este y Presidente Franco, fue detenido y derivado a la sede de la comisaría Séptima del barrio San José.

En busca de mayores datos, consultamos al personal de dicha sede policial, pero refirió que agentes de Criminalística estaban trabajando en el caso, por lo que el reporte aún no estaba listo. No obstante, en la entrada de la comisaría se encontraba “montando guardia” Pedro Brizuela, padre del conductor, a quien identificó como Pedro Daniel Brizuela, mecánico, de 21 años.

El hombre indicó que su hijo se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas, por lo que al notar el control policial “se asustó” y decidió acelerar la marcha. Agregó que no es ningún delincuente, sino un joven trabajador, y que su error fue no someterse al control policial.

Criticó los disparos que realizaron los intervinientes porque aseguró que el joven no contaba con armas y hasta pidió que se le practique una prueba de parafina para comprobarlo. “Le jugaron a matar a mi hijo, el vehículo recibió seis disparos, no debían haberle disparado porque no tenía armas”, cuestionó.

A simple vista se puede ver que el vehículo recibió cinco impactos de bala: dos en el parabrisas, uno en la puerta del conductor y dos en la puerta de atrás.

El hombre también expuso que la persecución llegó a su fin solo porque el vehículo quedó sin combustible. Por temor al COVID-19, pidió que el aprehendido no sea trasladado a la Dirección de Policía del Alto Paraná, ya que allí hay una gran cantidad de detenidos.

El joven debe presentarse a declarar esta mañana en el Ministerio Público.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD