Contaminantes del lago de la República están en niveles máximos

CIUDAD DEL ESTE. El arrojo de residuos a los arroyos que alimentan el lago de la República genera una alta contaminación. La situación es preocupante, teniendo en cuenta que del cauce se abastece con agua a miles de familias de esta ciudad. Estudios realizados confirman metales pesados como mercurio, cadmio, plomo e hidrocarburos que están están en sus niveles máximos.

Vista aérea del lago de la República de Ciudad del Este.
Vista aérea del lago de la República de Ciudad del Este.

Pese a los trabajos de concienciación, aún no se puede frenar el arrojo de residuos en los cauces hídricos de Ciudad del Este, que es uno de los distritos con mayor cantidad de arroyos. La situación es preocupante por la alta contaminación del lago de la República que se alimenta de estos arroyos y se provee agua a miles de familias.

El lago de la República recibe agua del arroyo Amambay que a su vez se alimenta del río Monday, mediante bombeo de agua. En febrero de este año, se había detectado mortandad de peces en el lago por lo que se realizaron estudios técnicos para determinar la condición del agua.

Lea más: Mortandad de peces en el lago de la República sería por la sequía

Tanto la muestra estudiada por la Itaipú como en la Universidad Nacional del Este, se confirmó que el lago está contaminado con metales pesados como mercurio, cadmio, plomo, además de hidrocarburos.

En los arroyos cercanos se detectan gran cantidad de basura como ropas, calzados, neumáticos, plásticos y animales muertos. El ingeniero Jorge González Rivela, de la división de saneamiento ambiental de la Municipalidad explicó que los contaminantes detectados están en su máximo nivel.

Respecto a la presencia de cadmio sería a causa de plásticos y pilas; el hidrocarburo por la filtración de tanques de combustibles de estaciones de servicios cercanos y el mercurio por fluorescentes y el plomo por las baterías.

Plan de recuperación

Desde la Municipalidad de Ciudad del Este se está llevando a cabo un plan de recuperación de los cauces hídricos. Los trabajos se realizan por fases, abarcando desde la limpieza, campaña de concienciación y estudio del agua.

En una primera fase se realizaron mapeos satelitales para delimitar las cuencas hidrológicas de los arroyos del municipio. En una segunda fase se colocaron barreras de protección en puntos estratégicos de diversos cauces para frenar los residuos sólidos que luego son retirados y en la tercera fase es el estudio para determinar los componentes del agua. Además se trabajó con la concienciación de personas que residen en las cercanías de los arroyos.

Lea también: Regulada de agua en barrios de CDE

Mientras que en la cuarta fase los trabajos consistirán en la identificación del origen de los contaminantes y los responsables. Esta última fase implica sanciones a las personas que causan la contaminación de los cauces e incluso podrían recurrirse al Ministerio Público, considerando la gravedad del daño ambiental.

Franja de protección

Las franjas de protección de los arroyos de Ciudad del Este y alrededores totalmente invadidos. La mayoría son ocupantes precarios que debido a la falta de control por décadas fueron poblando las zonas de los arroyos.

En ese sentido también se prevé un plan de reubicación de cientos de familias que despeje las franjas de protección de los cauces.

Provisión de agua

Desde el lago Itaipú se provee agua a miles de familias de esta capital departamental. De su cauce dependen dos plantas de tratamientos de agua.

Más info: Regulada de agua en barrios de CDE

Una de las plantas está a cargo de Itaipú que provee del vital líquido a 80.000 usuarios, tanto de las áreas habitacionales como barrios aledaños. La otra planta está a cargo de la Essap y provee de agua más de 2.000 usuarios de la zona céntrica y alrededores.

Enlance copiado

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.