¿Cómo afectan las enfermedades a los sueños?

Ya sabemos que los sueños pueden ser representaciones de nuestro día a día, que pueden servirnos de guía para tomar determinadas decisiones, que pueden ser un estímulo del medio ambiente o simplemente pueden ser provocados por nuestra imaginación. Y ahora agregamos algo más que afecta directamente a lo que soñamos: las enfermedades.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/BZFOSQKEX5B5DHIGFZMDFAK674.jpg
Shutterstock

Lo que le pasa a nuestro cuerpo afecta directamente a la forma de soñar, puede tratarse de un aviso de que algo no funciona adecuadamente en el organismo o ser consecuencia directa de lo que experimentamos en nuestra vida e incluso pueden ser causa de trastornos del sueño como el insomnio, la narcolepsia, o la hipersomnia.

Por ejemplo cuando estamos estresados los sueños tienden a ser caóticos, reflejan directamente la presión que sentimos y la preocupación. Lorena estaba pasando por conflictos laborales que la llevaban a tener sueños con los que despertaba tensionada, en uno de ellos se veía escalando montañas junto a una compañera de trabajo, y en otro sueño ella estaba con su uniforme laboral en un lugar lleno de agua que le llegaba hasta el cuello; en ambos casos se manifiesta la tensión y también aparecen elementos que relacionan la situación directamente con el área laboral.

Para aquellas personas que pueden estar atravesando por un cuadro de tristeza, o incluso tener una depresión diagnosticada, los sueños reflejan emociones de desesperanza. El ambiente de las imágenes al dormir están cargadas de símbolos negativos, y hay casos en los que se reporta que los sueños son en blanco y negro. Muchas personas con éste diagnóstico manifiestan tener problemas para conciliar el sueño, y otras por el contrario duermen la mayor parte del día.

Las enfermedades graves diagnosticadas afectan a nuestra vida en general, cambia nuestros hábitos, prioridades y por supuesto, también se hacen presente en todo lo que soñamos. Ricardo es un joven que fue diagnosticado con principio de cáncer, y desde el momento que supo lo que le pasaba, sus sueños empezaron a reflejar sus preocupaciones. En sus sueños se veía calvo, también soñaba mucho con dificultades para completar los medicamentos y en situaciones en donde no salía bien de las quimioterapias. Todos estos sueños eran reflejo de sus miedos, manifestándose en el inconsciente.

Cuando hablamos de un daño neurológico los trastornos del sueño son mucho más frecuentes, podemos tener casos en donde la persona experimenta una sensación de sueño permanente, y otras que no pueden evitar dormirse sin importar las circunstancias y por breves periodos de tiempo.

Las medicaciones que deben ser consumidas cuando estamos atravesando por problemas de salud también son un factor importante en el tipo de sueños que podemos tener. Algunos fármacos que se usan en los tratamientos del corazón generalmente provocan pesadillas, como fue el caso de Joel, recientemente operado y que empezó a experimentar imágenes muy reales que hacían que despierte abruptamente y con miedo… el médico le sugirió consumir las pastillas por la mañana y no por las noches, con lo que su situación mejoró considerablemente.

Cualquier cambio a nivel neuroquímico u hormonal puede ocasionar cambios en el proceso de dormir o influir en las imágenes de lo que soñamos. Otro ejemplo, que no es ninguna enfermedad pero se aplica a los cambios mencionados, se trata del embarazo. Las mujeres embarazadas tienden a tener sueños que involucran al bebé en crecimiento, las preocupaciones del parto, el aspecto del bebé por nacer y el miedo a que pueda tener algún tipo de anormalidad son expresados en sueños, en algunos caso pueden tratarse de pesadillas, y otras veces son sueños que transmiten gran tranquilidad y paz en torno al embarazo.

Entonces, para lograr una interpretación de sueños acertada, es importante tener en cuenta cualquier condición fuera de lo normal que involucre medicación, enfermedades, problemas médicos puntuales o embarazo. Toda nuestra vida se refleja en el inconsciente, y éste a su vez, se puede manifestar en lo que soñamos.