Día del cerebro: Las relaciones íntimas y otras actividades pueden ayudar a mantenerlo sano

Hoy es el día del cerebro, esa masa que en edad adulta pesa en promedio un kilo y medio y que es responsable de dar las órdenes al cuerpo para respirar y caminar; así como generar y administrar nuestras emociones. La Dra. Gabriela Moguilner, especialista en neurocirugía, nos da las claves para mantenerlo fuerte y sano. Una de las curiosidades es que las relaciones íntimas, como otras actividades que activan los neurotransmisores, mejoran la salud.

El cerebro en sí no tiene terminaciones nerviosas de dolor, entonces no duele.
El cerebro en sí no tiene terminaciones nerviosas de dolor, entonces no duele.

Celebrar el Día del Cerebro nació de la Federación Mundial de Neurología en el año 2014. Incentivar el cuidado de este órgano tan especial ayudará a mantenernos sanos. “Me gustaría estar segura de que realmente somos conscientes de las múltiples funciones que tiene nuestro cerebro: controla distintas funciones como el habla, la visión, la audición, nuestra motricidad”, comenta la Dra. Gabriela Moguilner especialista en neurocirugía.

La profesional dice que el cerebro genera y administra nuestras emociones, almacena nuestros recuerdos, interpreta nuestros entornos y genera actitudes y acciones acordes a cada momento. Se encarga de aprender a diario y cumplir con todas nuestras exigencias.

¿Cómo lo cuidamos?

Moguilner da cinco claves de cómo podemos mantener a salvo a nuestra “materia gris”

Estilo de vida saludable; una buena alimentación y ejercicios físicos. Esto previene un sinfín de enfermedades, entre ellas los temidos ACV (accidentes cerebrovasculares, conocidos comúnmente como “derrame”).

Salud emocional. Si bien siempre el cuidado de la salud emocional debería ser uno de los pilares de nuestro autocuidado, hoy en día en plena pandemia y rodeados de incertidumbre y ansiedad, la salud emocional toma un nuevo protagonismo exigiendo que nos ocupemos de él.

Ejercitación. Debemos compararlo con un músculo que ante el desuso se atrofia. Con esa idea en mente, hay que ejercitarlo siempre.

Conocer indicadores de que algo puede estar mal: Dolores de cabeza intensos, episodios convulsivos, alteración de la visión, debilidad de un brazo o una pierna, alteración del habla o la memoria, cambios en la conducta.

Consultar a tiempo. Si aparecen alguno de esos signos o síntomas hay que consultar con un profesional. Cuando hablamos del cerebro, el tiempo es oro.

Descanso, golpes, amor y otras curiosidades

Grasa. El cerebro está compuesto de un alto porcentaje de agua. Si bien es cierto que también tiene un alto contenido de grasa, no es la grasa que habitualmente imaginamos. Se encuentra como parte de las membranas celulares, o como el revestimiento de los axones cuya función es aumentar la velocidad de transmisión de un impulso nervioso.

El cerebro no duele. El cerebro en sí no tiene terminaciones nerviosas de dolor, entonces no duele. La duramadre que es la envoltura del cerebro si duele. Y eso puede dar la sensación de que nos duele el cerebro.

¿Tiene dos lugares de almacenamiento? Todo el cerebro prácticamente está involucrado en el proceso de la memoria. Va a depender de qué tipo de memoria hablamos, el sector del cerebro que se pone en marcha. Por ejemplo los hábitos, como tocar un instrumento involucran estructuras subcorticales como los ganglios basales, la amígdala, el tronco. Ahora, el conocimiento general involucran al hipocampo y la corteza cerebral, que sería un circuito distinto. A su vez hay un sistema que decide qué vamos a necesitar guardar y que desechar, a modo de asegurar que no haya una sobrecarga.

Cuanto más luz haya, ¿funciona mejor el cerebro? Existe algo que se llama ritmo circadiano, que son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo. Con el cambio de la luz natural (del día a la noche), que es percibido por nuestros ojos, la glándula pineal secreta melatonina. Sus niveles son más altos por las noches y a grandes rasgos es la que nos induce al sueño. Es por esto que durante el día, o según la iluminación nuestro cerebro puede mantenerse más activo o de lo contrario somnoliento.

Nunca descansa. Cuando uno duerme, el cerebro sigue activo cumpliendo múltiples funciones; regula la respiración, la temperatura, la secreción de ciertas hormonas como la hormona de crecimiento así como también se encarga de la consolidación de la memoria y aprendizaje.

Las lesiones en el cerebro, como golpes fuertes modifican la conducta. Siempre depende de que parte del cerebro sufriera el golpe como para ver qué consecuencias puede tener en la persona. Pero luego de un accidente pueden verse cambios de la conducta como ser más desinhibido, apático, grosero, a veces hay hipersexualidad o agresividad.

El alcohol, ¿mata a las neuronas? Podría, pero ese no es el mecanismo por el cual el alcohol daña de forma predominante. Lo más importante es que produce un deterioro gradual en la función de las neuronas.

¿Tener relaciones frecuentemente ayuda a mantener sano el cerebro? Esta, como todas las actividades que a uno le generan placer, así sea bailar, pero que logren cambios químicos y aumento de neurotransmisores como la dopamina, serotonina, oxitocina… no solo mantienen nuestro cerebro activo, sino que también feliz.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05