Gobernador de Río pide más control de tráfico de armas desde Paraguay

RÍO DE JANEIRO. El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, anunció este martes que el trabajo de la Policía “no va a parar” en la lucha contra la delincuencia, y señaló que uno de los principales objetivos para acabar con el flagelo será controlar el tráfico de armas y drogas provenientes de Paraguay.

Wilson Witzel, gobernador del estado brasileño de Río de Janeiro, llega al sitio del incidente en que un hombre secuestró un bus durante horas antes de ser abatido por la policía.
Wilson Witzel, gobernador del estado brasileño de Río de Janeiro, llega al sitio del incidente en que un hombre secuestró un bus durante horas antes de ser abatido por la policía.ANTONIO LACERDA

El anuncio del gobernador se dio en una rueda de prensa luego de que 37 personas que permanecieron secuestradas durante casi cuatro horas en un autobús, fueran rescatadas, sanas y salvas por las autoridades, tras la muerte del secuestrador a manos de un francotirador del grupo élite de la Policía.

Aunque se desconocen los motivos que llevaron a William Augusto da Silva, como fue identificado por las autoridades el hombre de 20 años que secuestró el autobús, para el gobernador la acción “está vinculada con el crimen organizado que estimula la violencia en las comunidades”.

De acuerdo con Witzel, es el “libre acceso a las armas de guerra”, como los rifles, lo que fomenta la violencia en regiones como Río de Janeiro.

PUBLICIDAD

Lea más: El secuestrador del puente de Rio, abatido por la policía

Por eso, el gobernador procuró posiciones más fuertes del Gobierno del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, para frenar el tráfico de armas de países vecinos como Paraguay, donde según el mandatario regional se han realizado numerosas incautaciones de armas que tenían como destino Brasil.

En junio pasado las autoridades argentinas se incautaron de casi mil armas que iban a ser enviadas a Brasil en un megaoperativo realizado en las ciudades de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Río Negro y Santiago del Estero, en la que fueron capturadas 17 personas y realizados 52 allanamientos.

Witzel, quien asumió como gobernador el 1 de enero, ha legitimado públicamente la letalidad policial contra delincuentes en las favelas y defiende que francotiradores de élite abatan a criminales que porten fusiles.

La Policía “no va a parar” su lucha contra la criminalidad en Río de Janeiro, enfatizó el mandatario en la rueda de prensa en la que se dieron los detalles de la operación que concluyó con el rescate de 37 personas que fueron secuestradas en un autobús en la mañana de este martes en la ciudad más emblemática de Brasil.

De acuerdo con el mandatario regional, la Policía de la capital fluminense tiene la capacidad técnica para proteger a la sociedad, y aunque no se refirió específicamente a armas, indicó que las autoridades “aún necesitan recursos” para enfrentar a la criminalidad.

“Tenemos mucho trabajo por hacer para contener la violencia y proteger a la población, especialmente, a la más pobre, que sufre con la violencia urbana”, aseguró el mandatario regional.

La política de “mano dura” contra la delincuencia no es una acción aislada del Gobierno de Río de Janeiro.

Desde su campaña por la presidencia, Bolsonaro, de quien Witzel es un fiel admirador, ya se había comprometido con el tema y tan pronto asumió como mandatario dio los primeros pasos al permitir la tenencia de armas de fuego en casa y el porte de este tipo de artefactos a políticos, camioneros, periodistas que cubran asuntos policiales, abogados, agentes de tránsito y cazadores, entre otros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD