Policía pide intervención de militares para frenar violencia en Bolivia y esto salen a las calles

LA PAZ. El jefe de la Policía de La Paz pidió el lunes a las Fuerzas Armadas que intervengan para frenar la violencia generada en la ciudad por adherentes del renunciado presidente Evo Morales, pues su capacidad operativa fue superada.

“Al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (le pido) que intervenga: mi general Williams Kaliman, le solicito que intervenga, porque ya la policía boliviana ha sido rebasada”, afirmó el jefe de la policía de La Paz, coronel José Barrenechea.

La policía sufrió este lunes la quema y saqueo de pequeños cuarteles en algunas ciudades del país, mientras una columna de miles de partidarios de Morales ingresaba a La Paz para manifestarse tras caminar desde la vecina ciudad de El Alto.

La marcha de enfurecidos seguidores de Morales, quien renunció el domingo tras tres semanas de protestas por su cuestionada reelección, partió en la tarde desde El Alto, bastión del líder izquierdista, mientras en el centro de La Paz los pocos comercios que estaban abiertos se apresuraron a cerrar sus puertas. Paralelamente, el expresidente Carlos Mesa, principal rival de Morales en los comicios de octubre, dijo en Twitter que tenía informes de que “una turba violenta se dirige” hacia su hogar “con la intención de destruirlo”, por lo que pidió ayuda a la Policía.

PUBLICIDAD

La llegada de partidarios de Morales hace temer que haya choques con manifestantes opositores, protagonistas de las masivas protestas que condujeron a la renuncia del primer presidente indígena de Bolivia.

La Policía estuvo ausente de las calles de Bolivia desde que estallaron motines en cuarteles de tres ciudades el viernes, pero este lunes la institución retomó las tareas de vigilancia. Las Fuerzas Armadas, en tanto, anunciaron poco antes que “ante la escalada de violencia y hechos vandálicos” que estallaron en La Paz el domingo tras la renuncia de Morales, puso en marcha una operación para “resguardar los servicios públicos esenciales para garantizar su funcionamiento”.

Las Fuerzas Armadas y la Policía jugaron un papel clave en la renuncia de Morales, quien llegó al poder en 2006, al pedirle el domingo que diera un paso al costado para conseguir la pacificación de Bolivia al cabo de tres semanas de protestas, que dejaron tres muertos y unos 400 heridos.

PUBLICIDAD

Comandante responde a llamado y salen a las calles

Las Fuerzas Armadas bolivianas decidieron realizar operaciones conjuntas con la Policía para contener la violencia desatada en varias regiones del país por partidarios de Evo Morales, quien el domingo renunció a la presidencia, dijo su comandante general William Kaliman.

“El mando militar de las Fuerzas Armadas ha dispuesto que se ejecuten operaciones conjuntas con la Policía para evitar sangre y luto en la familia boliviana”, dijo Kaliman en una declaración televisada. El jefe militar llamó a sus tropas a emplear “en forma proporcional la fuerza contra los actos de grupos vandálicos que causan terror en la población”.

Grupos de descontentos desataron la violencia en Cochabamba (centro) y El Alto, ciudad vecina de La Paz, donde quemaron unidades policiales, hirieron a uniformados y civiles, y causaron pánico en la población. Kaliman anunció la salida de los militares a las calles “recordando a la población que nunca las Fuerzas Armadas abrirán fuego contra ella”.

El comandante de la Policía, general Yuri Calderón, confirmó en el mismo acto que su institución había solicitado horas antes la intervención militar porque las fuerzas policiales “habían sido rebasadas por una multitud en actitud hostil, causando zozobra en la población boliviana” .

Turbas enardecidas se trasladaban este lunes desde la ciudad de El Alto rumbo a La Paz causando temor en la población.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD