Descalabro del PT en municipales

BRASILIA (EFE). Las elecciones municipales celebradas el pasado domingo en Brasil dejaron un claro mensaje para el Partido de los Trabajadores (PT), que sufrió un nuevo descalabro y necesitará reinventarse para volver a ser una opción real de poder.

La formación fundada por Lula da Silva en 1980 tuvo otra debacle en las municipales y perdió espacio en el campo progresista frente al emergente Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Las municipales se celebraron en 5.569 ciudades, pero sobre todo las 26 capitales regionales del país son históricamente consideradas como el termómetro de la política brasileña y en casi todas el PT fue barrido.

Por primera vez desde 1985, el PT no logró imponerse en una sola de esas grandes ciudades en la primera vuelta y sólo ha pasado a la segunda en dos: Recife y Vitoria, capitales respectivamente de los estados de Pernambuco y Espíritu Santo.

Pero la derrota más sonora la sufrió en Sao Paulo, que tiene el mayor censo electoral del país, con casi nueve millones de votantes, y donde el candidato del PT, Jilmar Tatto, impuesto a dedo por Lula, obtuvo sólo 8,6%.

São Paulo se definirá en una segunda vuelta entre Bruno Covas –actual alcalde y socialdemócrata– y el emergente PSOL, que postuló para la Alcaldía a Guilherme Boulos, líder de los sin techo y muy conectado con los movimientos sociales de los que el PT se alejó en los últimos años.

El partido de Boulos surgió en 2004, producto de una purga promovida por Lula, que estaba en ese momento en la Presidencia y ordenó la expulsión sumaria de cuatro diputados que se opusieron a una liberal reforma de las jubilaciones que promovía su Gobierno.