Con venta de bolsos buscan acabar el hambre de niños indígenas colombianos

Bogotá, 2 mar (EFE).- Un grupo de organizaciones sociales presentó en Bogotá el Banco de Hilos, una iniciativa que mediante la venta de bolsos artesanales tejidos por mujeres indígenas busca evitar que 35.000 niños del caribeño departamento de La Guajira, el más pobre de Colombia, sigan teniendo hambre.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

"El Banco de Hilos es un proyecto que quiere acabar las muertes por desnutrición, prevenir la desnutrición crónica y mejorar los ingresos de los artesanos de la comunidad indígena wayúu para garantizar la seguridad alimentaria", dijo a Efe Juan Carlos Buitrago, director ejecutivo de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco).

Esta organización, junto al Banco de Alimentos de La Guajira y Colombia Cuida a Colombia, pretenden visibilizar la situación que afronta esa zona del norte del país, fronteriza con Venezuela, donde el 66,3 % de la población, equivalente a 726.000 personas, viven por debajo de la línea de pobreza, y 435.000 ganan menos de 127.000 pesos al mes (unos 32 dólares).

Según Sandra Pérez, trabajadora social wayúu y coordinadora del Banco de Hilos de La Guajira, "el proyecto ha cambiado muchas vidas porque empodera a la mujer para que con su trabajo pueda llevarles alimentos a sus hijos".

Actualmente, la propuesta se ejecuta en 10 comunidades indígenas, de las que hacen parte 1.950 wayúus, de los cuales 209 son tejedoras.

Ellas, que se demoran en promedio una semana tejiendo una mochila, considerada la máxima expresión del trabajo artesanal wayuú por su colorido y variedad de diseños, ganan aproximadamente 10.000 pesos por cada bolso (2,6 dólares).

Sin embargo, en tiendas de lujo de diferentes ciudades colombianas el mismo producto es revendido hasta en 300.000 pesos (78 dólares).

"Los ingresos que reciben las artesanas por su trabajo no son dignos y eso lo queremos cambiar", dijo Buitrago, quien explicó que mediante la comercialización en la página virtual de Abaco cada mochila vale entre 85.000 y 95.000 pesos (de 22 a 24 dólares), dependiendo de la cantidad de hilos que se empleen en su elaboración y del diseño.

De ese dinero, la artesana recibe 20.000 pesos en efectivo (5,2 dólares), un mercado por ese mismo valor y un kit de hilo que vale 25.000 pesos (6,5 dólares).

PROBLEMÁTICA DE VIEJA DATA

Cifras oficiales indican que La Guajira es el departamento más pobre y más desigual de Colombia.

Allí, unas 250.000 personas tienen o tuvieron desnutrición crónica en su primera infancia y hoy sufren sus consecuencias: 14 puntos menos de coeficiente intelectual, 5 años menos de escolaridad y un 54 % menos de ingresos frente a una persona que sí se alimentó cuando era niño.

Según la encuesta, que mide la situación nutricional en Colombia, el 69,3 % de la población de La Guajira vive con inseguridad alimentaria y el 26,1 % de los niños menores de cinco años, que suman 35.000, tienen desnutrición crónica.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.