Multan al cardenal activista Zen por un fondo para manifestantes de Hong Kong

Pekín, 25 nov (EFE).- El cardenal católico Joseph Zen, de 90 años, conocido crítico de Pekín y del Vaticano, fue este viernes hallado culpable junto con otros acusados y multado por su participación en un fondo de defensa legal constituido para ayudar a los manifestantes en las protestas antigubernamentales de 2019.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Se trata de otro caso en el que destacados activistas son condenados en Hong Kong, donde un movimiento a favor de la democracia activo durante décadas ha sido desmantelado después de que Pekín intensificase los esfuerzos para restablecer el orden en la ciudad semiautónoma meses después de las protestas, que se prolongaron durante siete meses.

A pesar de la levedad de la pena, el juicio recibió atención en parte debido a la posición de Zen, uno de los clérigos católicos de más alto rango de Asia y un conocido defensor de la democracia en Hong Kong.

El caso también marca la primera vez que miembros de una organización son acusados ​​​​por no registrar su grupo bajo la ley del territorio sobre la formación de sociedades, lo que ha generado la preocupación de algunos comentaristas sobre la libertad de asociación en la excolonia británica.

Tras la decisión del tribunal, Zen, con pelo cano y bastón, declaró a los periodistas situados en las inmediaciones del juzgado que su caso no estaba relacionado con la libertad religiosa.

"Soy una figura religiosa, pero no querría que mi caso se asocie con la libertad religiosa. No es así. Yo era parte del fondo de defensa. No veo que la libertad religiosa de Hong Kong se esté deteriorando. Como ciudadano de Hong Kong, apoyo la ayuda humanitaria", dijo.

Como fideicomisarios del ahora desaparecido "Fondo de Ayuda Humanitaria 612", Zen, la abogada Margaret Ng Ngoi-yee, el académico de estudios culturales Hui Po-Leung, el exlegislador Cyd Ho Sau-lan y la cantante pop Denise Ho Wan-see recibieron una multa de 4.000 dólares de Hong Kong (512 dólares, 490 euros).

Sze Ching-wee, la secretaria del fondo, recibió una sanción algo menor, de 2.500 dólares hongkoneses (320 dólares, 307 euros), por un delito que tiene una pena máxima de unos 10.000 dólares de Hong Kong (1280 dólares, 1230 euros).

En mayo de este año, Zen y la mayoría del resto de acusados, que se declararon inocentes al comenzar el juicio, fueron arrestados por la policía bajo la controvertida Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín por presunta confabulación con fuerzas extranjeras a través del fondo.

Sin embargo, en lugar de recurrir a la ley de seguridad, la policía acusó más tarde a los seis del delito menos grave de no registrar el fondo, que se creó en junio de 2019 para recaudar dinero para brindar ayuda legal y humanitaria a los manifestantes arrestados o heridos por las fuerzas de seguridad durante las protestas que sacudieron la ciudad.

El grupo también había usado parte de los fondos para participar en viajes al extranjero relacionados con la democracia y los derechos humanos en la excolonia británica.

Durante el juicio, el tribunal conoció que Ng, Hui, Cyd Ho y Denise Ho fueron los primeros en participar en el fondo, mientras que Zen y Sze se unieron más tarde.

El fondo recaudó 270 millones de dólares de Hong Kong (34 millones de dólares, 33 millones de euros) a través de 103.000 transacciones durante su operación, entre junio de 2019 y octubre de 2021.”

El juez determinó que el fondo no se fundó únicamente con fines benéficos y que los acusados ​​no lo registraron de acuerdo con la Ordenanza de Sociedades de Hong Kong.

"Los incidentes y las actividades políticas en Hong Kong en los últimos años pueden generar inestabilidad social. Si una sociedad tiene interacciones con organizaciones políticas a nivel local, en Taiwán o en países extranjeros, sus operaciones podrían tener un impacto potencial en el orden público e incluso en la seguridad nacional", dijo la juez, que añadió que el Gobierno "tiene la obligación de supervisar mediante un sistema de registro".

Ng, de 74 años, dijo a la prensa que el caso es de gran importancia para la libertad sindical en Hong Kong: "Es la primera vez que alguien tiene que enfrentar un cargo en virtud de la Ordenanza de Sociedades por no registrarse, lo que es extremadamente importante para la libertad de asociación en Hong Kong".

Zen, catalogado como un "obispo rebelde" cuando encabezó la Iglesia Católica de Hong Kong entre 2002 y 2009, hizo después campaña activa por una mayor democracia en Hong Kong y libertades religiosas en China continental.

El cardenal también ha criticado el acuerdo de la Iglesia Católica firmado en 2018 con China, mediante el cual el papa reconocería a los obispos nombrados por el gobierno chino, y a su vez este reconocería al papa como único líder de la Iglesia católica.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.