Una vergüenza

Ayer se realizaron las elecciones en la Argentina, espero que nuestro gobierno haya bloqueado o cerrado los puertos ribereños desde donde siempre parten miles de compatriotas a votar en las elecciones argentinas, permitiéndoles ser parte del fraude, con el apoyo de las autoridades argentinas.

Lo hacen por un subsidio, por un plan, por una bolsa de galletas, etc., no importa; lo que importa es que lo que hacen está mal, es un delito y realmente dan vergüenza; porque más allá de las necesidades que estos puedan tener está la dignidad y el patriotismo; además, ¿de qué les sirve las migajas que les dan? ¿Tan desesperados están, tan miserables están? No lo creo.

El gobierno no debería permitir la salida de ningún compatriota con pretensiones de votar al país vecino de la mano de punteros políticos que ofrecen dinero o lo que sea para tal efecto.

Pregúntense: ¿Qué pasaría si fuera al revés? ¿Acaso no sería indignante, para nosotros y también en su propio país, que los extranjeros vengan y voten y así manipulen un resultado comicial?

PUBLICIDAD

Ya bastante tenemos con los compravotos locales que corrompen el sistema democrático para que encima el Paraguay sea cómplice del fraude en el país vecino. Si queremos y respetamos a nuestros vecinos, empecemos por respetarnos a nosotros mismos.

Rafael Luis Franco

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD