La bandera no se quema, la bandera es sagrada

La BANDERA no se quema. La BANDERA es sagrada. Nuestra roja, blanca y azul es nuestro orgullo, nuestra identidad, nuestra memoria histórica.

La bandera no se quema
La bandera no se quemagentileza

Ella guarda en sí la rica historia de nuestra Patria. Ella eterniza en sus colores a los próceres de mayo , Yegros, Caballero, Iturbe, Juana María de Lara, Francia y los López. Guarda la sangre derramada en las heroicas batallas de la Guerra Grande. Kurupa’yty y al general Díaz, Pirivevúi y a las mujeres paraguayas, las más gloriosas de América. Acosta Ñu y a los Niños Héroes Mártires. Y al inmortal héroe, Francisco Solano López.

No, la bandera no se quema. La bandera no es un trapo, no es basura. La bandera es nuestro orgullo, nuestra razón de ser. Encierra la sangre y el sacrificio de los valientes Héroes de la Guerra del Chaco, es la bandera del Mariscal Estigarribia, del Cnel. Franco y de Pastora Concepción Céspedes. Es la bandera de Emiliano R. Fernández y su 13 Tujutî.

Es la bandera de Manuel Ortiz Guerrero, de Serafina Dávalos, de Eligio Ayala. Es el símbolo de nuestra cultura: del idioma guaraní, del tereré, del chipá, del ao po’i y el ñandutí, de nuestras tradiciones, costumbres y creencias.

Es la bandera de todos nuestros ancestros, de nuestros abuelos y de nuestros padres, quienes con su trabajo y su sudor honraron cada amanecer de esta heroica, bendita e inmortal Nación Guaraní. Es aquella que nos recibió en la escuela y nos acompañó en el colegio y en la universidad.

PUBLICIDAD

Es la bandera de los trabajadores, de los campesinos, de los maestros y estudiantes y de los que habitamos esta noble, fraternal y laboriosa Nación. Sí, señor, sí, señora, esa es nuestra bandera de la cual nos sentimos orgullosos

Ha... che retâ poyvi

Péina añembo’y

Ha ajesaupi

PUBLICIDAD

Amo yvatete. Ahecha reime, reñemyatymói. Nandejojahái. Nereñeme’êi, nereñakâitýi, Ha nereñesüi. Rejepytaso, rehupi ne akâ, rejupi yvate.

Araka’eve nderepamo’âi. Aikuaágui nde tuicha mba’eha.

Che korasôkuágui ñe’ê porâita. Péina anohê

Ha kane’ô‘yre

Che jepopetépe. Ndéve aikuave’ê. Che retâ poyvi. Porâite asy.

David Galeano Olivera

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD