Ascendido de guardia a “ángel guardián”: Juan Pablo Alonso, el joven que salvó una vida

El héroe de una familia y de muchos paraguayos que vieron en su gesto a un “ángel guardián” hasta ahora anónimo, finalmente tiene identidad. Se trata de Juan Pablo Alonso Ayala, un afable guardia de seguridad de Lambaré.

Juan Pablo Alonso Ayala, el joven de 22 años que ayudó a salvar una vida.
Juan Pablo Alonso Ayala, el joven de 22 años que ayudó a salvar una vida.Foto Gentileza

Alfredo Recalde, el padre de un joven que sufrió problemas respiratorios que casi le costaron la vida, buscaba afanosamente identificar al joven que el lunes “cayó del cielo” en una motocicleta y les empezó a abrir camino hasta el centro asistencial donde finalmente su hijo fue asistido.

Lea más: Un pañuelo blanco y un motociclista anónimo salvaron la vida de un joven

“Para mí era un día normal. Fue el lunes de muchísimo calor y estaba viniendo por la Avda. España y frente a Casa Rica veo una camioneta. Creo que era una Kia Sorento”, recordó Juan Pablo, de 22 años, de profesión guardia de seguridad.

PUBLICIDAD

Juan vio desesperados a los ocupantes del vehículo, pues nadie les abría paso y sin pensar se acercó a la ventanilla y preguntó: ¿hacia dónde? “Hospital Santa Julia”, le respondió afligido Recalde, quien iba con toda su familia y con uno de sus hijos debatiéndose entre la vida y la muerte a cada dificultoso respiro. De la camioneta salía un pañuelo blanco, una señal que muchos reconocen como un pedido de auxilio, ya que alguien dentro de ese vehículo sufre una urgencia.

#PañueloBlanco. Si la gente reconoce que un vehículo que porta una tela o pañuelo blanco está en "modo ambulancia", le abrirá paso en el tráfico.

El joven confesó que en medio del apuro le costó identificar su destino, que conocía más bien por referencias. Sin mucho tiempo para dudas, encendió una improvisada sirena y empezó a abrir camino.

PUBLICIDAD

“Es la alarma de mi moto, que suena bastante fuerte y tiene varios sonidos de ambulancia”, relató sobre la práctica solución que improvisó al instante. De hecho, los escoltó hasta la puerta del sanatorio privado, donde el padre, entre la aflicción por asistir a su hijo, únicamente atinó a darle un sincero abrazo de reconocimiento y un “te agradezco muchísimo”.

Un colega suyo de otra empresa le pidió anotar sus datos, pero Juan Pablo le dijo que no hacía falta, que simplemente ayudó a estas personas que no conocía, pero le dio el nombre de la empresa en la que trabaja: GP Prevenciones.

“Ni siquiera lo pensé. Simplemente me surgió”, confesó el joven guardia, que tomó la repentina decisión y dejó de lado el calor, el cansancio laboral y los propios problemas personales.

“Nunca hice algo así, pero siempre dije que sí tenía la oportunidad, lo haría”, dijo en conversación con ABC Color.

Le consultamos si algo en su formación desarrolló el espíritu altruista demostrado, y confesó: “La verdad que me gusta lo que es la milicia, el cuartel, servir al prójimo”.

Sobre el sentimiento que le genera el ser comparado con un “ángel” –como muchos lo ven–, dijo estar casi sin palabras. “Estoy emocionado, me llena... no sé cómo describirlo. Lo único que siempre trato de hacer es el bien. Digo que no puedo cambiar el mundo, pero intento cambiar lo que pueda”, reflexionó.

Juan Pablo vive con su novia, Mariel Molas, en Lambaré -quién ayudó a que el hasta hace poco paladín motorizado anónimo fuera identificado-. Sus padres se encuentran lejos, pero aparentemente los rumores de la hazaña de su hijo ya llegaron a sus oídos y se mostraron orgullosos. En su trabajo también lo felicitaron y le propinaron elogios que recibió humildemente.

Pero Juan Pablo no está exento de los problemas diarios de cualquier mortal. Por ejemplo, hace un mes que no tiene teléfono celular, porque se le cayó y se le rompió. Por eso tardó en enterarse de que su historia se había difundido y de que lo buscaban para agradecerle.

Destacó finalmente que los miembros de la familia Recalde ya contactaron con él y están buscando la manera de concretar una reunión para finalmente conocerse un poco mejor.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD