Villamayor da a entender que la inseguridad es una cuestión de “percepción”

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, defendió su gestión durante la interpelación que le fue hecha en el Senado. Indicó que su labor es positiva y volvió a desmarcarse de la Policía Nacional. También dio a entender que la sensación de inseguridad es producto de la percepción que se tiene de ella.

La interpelación al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor se prolongó por más de 6 horas.
La interpelación al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor se prolongó por más de 6 horas.Celso Rios, ABC Color.

Villamayor respondió puntualmente a las preguntas que le fueron hechas por los senadores, quienes abordaron temas referidos a los últimos hechos de violencia ocurridos en territorio nacional, el combate al crimen organizado, la intención de dar atribuciones de la Policía a los militares, además de cuestiones administrativas como las licitaciones para la adquisición de armas, el acondicionamiento de las comisarías móviles y otros.

Nota relacionada: Villamayor llena respuestas de cifras y se desliga del caso “Samura”

Sus alegatos se basaron principalmente en que no todas las acciones de la Policía Nacional son responsabilidad del Ministerio del Interior, que los resultados de su gestión son positivos aunque las operaciones exitosas pocas veces son noticia y que la sensación de inseguridad reinante es una percepción de la realidad y no una situación concreta. Las limitaciones presupuestarias y falencias que quedaron de herencia de otras administraciones también fueron parte de sus alegatos.

PUBLICIDAD

Entre las intervenciones de los senadores, fue Hugo Richer (Frente Guasu) quien le preguntó si considera dar un paso al costado y renunciar al cargo. “Usted ha perdido la confianza de una buena parte de la sociedad”, le dijo el senador, y le consultó si no considera que debería seguir en el cargo. “¿Cree que se debe darle una salida política al tema?”, le insistió.

A esto Villamayor respondió que no siente que haya perdido credibilidad y explicó que, a su criterio, una cosa es la pérdida de la credibilidad, y otra, la visión de la realidad que se tiene. “Si uno se siente desgastado en la credibilidad, es lógico dar un paso al costado. Por otro lado, también representamos colectivos y los modos de ver de la realidad. Debemos dejar claro qué es lo que estamos defendiendo: ¿la credibilidad o la visión de la realidad?”, apuntó.

También afirmó que el servicio de inteligencia realiza una gran tarea dentro de las limitaciones tecnológicas que atraviesa. “A nosotros, como Estado, nos cuesta mucho más adquirir tecnologías que al crimen organizado (…) por las limitaciones del presupuesto”, acotó.

Seguidamente, habló la senadora Mirta Gusinky (ANR), quien dijo que no discute ni cuestiona la labor del ministro, pero consultó sobre los esfuerzos que se están haciendo para dar más seguridad al país.

En este punto, el ministro indicó que para dar mayor seguridad y llegar a los 60.000 policías recomendados se necesita inversión en tecnologías y mejor formación para los aspirantes.

A su vez, Carlos Filizzola (Frente Guasu) hizo una consulta sobre la intención de hacer una enmienda para dar atribuciones de policías a las Fuerzas Armadas de la Nación. “La Policía podría hacer las tareas de las fuerzas militares. ¿Van a seguir insistiendo en enmendar la Constitución Nacional para lograr esto”?, expresó.

Villamayor consideró que se les pueden dar otras funciones a las FF.AA. Indicó que el medio –enmienda de la Constitución o reforma– es igual, siempre y cuando se haga de forma legal. Mencionó, como ejemplo, la custodia a los transportadores de caudales.

Subrayó que si en la Policía tienen faltantes (de personal) y en las FF.AA. tienen de más, no ve por qué no integrar las funciones.

Consultado acerca de la labor de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), sostuvo que esta cumple una tarea importante, aunque no está 100% satisfecho con el resultado. Mencionó que se debe reformular la estrategia de trabajo y resaltó como logro de esta organización que en su año de gestión no hubo un solo secuestro.

En otro momento, Stephan Rasmussen (Patria Querida) consultó sobre la responsabilidad del Ministerio del Interior y su vinculación con el caso de Arrom, Martí y Colmán.

El ministro respondió que la cartera a su cargo acompañó y cooperó con los procesos para la extradición de los prófugos. Indicó que se reclamó a Interpol el levantamiento del código rojo. No obstante, señaló que esto no hubiese servido de mucho porque los prófugos consiguieron un salvoconducto, y el código rojo no se aplica a esto. “El salvoconducto vence al código rojo de la Interpol”, dijo.

Luego de un cuarto intermedio, reinició la interpelación el senador Enrique Riera (ANR), quien formuló varias preguntas. En el primer punto, habló sobre el asesinato de una compatriota por Marcelo Piloto en la Agrupación Especializada. La segunda pregunta fue sobre el asalto al Banco Visión en Cruce Liberación y la actuación de la Policía luego de este hecho. La tercera consulta se refirió a si se está trabajando en conjunto con las gobernaciones para hacer un control social informal.

La últimas preguntas fueron sobre las compras de armas, cuyas licitaciones estarían dirigidas a comprar de la marca Glock, y los software de alto costo. También pidió que brinde explicaciones de los gastos que se hicieron para la puesta en funcionamiento de las comisarías móviles.

A todas estas consultas Villamayor respondió puntualmente justificando cada caso con hechos que ya son de público conocimiento: no se previó que Piloto tuviera una visita privada en la penitenciaría; que sí se accionó luego de intento de asalto en Cruce Liberación y que sí se trabaja en conjunto con las gobernaciones. Alegó, además, que las licitaciones para la compra de armas buscan aquellas que tengan certificado de fabricación y que cuenten con las especificaciones necesarias para usarlas con balines de goma. Sobre el gasto en la puesta en funcionamiento de las comisarías móviles, indicó que en los ítems están incluidos, además del artículo, los costos de su mantenimiento.

A las preguntas de Sergio Godoy (ANR), el ministro respondió de forma enérgica. El senador consultó por qué se esperó a que asesinaran al comisario Félix Ferrari para implementar el sistema de monitoreo digital para el traslado de interno. Villamayor alegó que no se esperó la muerte del oficial, sino que este hecho reveló las falencias del sistema que deben ser corregidas.

Desirée Masi (PDP) preguntó si existen o no policías insubordinados y si se tomaron las medidas para remediar esto. También consultó quién sería la persona u organización que está detrás del crimen organizado. Otra de sus interrogantes fue sobre las camionetas de la Policía del norte del país. ¿Están o no blindadas?, preguntó.

Villamayor negó que existan policías insubordinados. Indicó que hay policías disconformes con el proyecto de ley de reforma de la carta orgánica de la Policía Nacional, más que nada porque no quieren someterse al polígrafo, requisito que se incorpora en esta legislación. "La prueba de integridad del personal policial es esencial para que pueda ser parte de la institución", agregó.

“Detrás del crimen organizado hay muchas personas”, fue su respuesta con relación al tema. Las comisarías no están blindadas, y no todos los móviles cuentan con el blindaje, según refirió.

Habló también de la formación de los aspirantes a agentes de la Policía. Comentó que los oficiales que salen a las calles con armas son aquellos que recibieron entrenamiento para ello.

Reiteró que fue trabajo de inteligencia de la Policía Nacional llegar a la localización de Darío Messer. La unidad de inteligencia hizo entrega de los datos recogidos que eran creíbles y sobre esa base operó la policía brasileña que capturó al prófugo en la casa de su novia.

Alegó que las investigaciones en el Caso Messer se dieron en el marco de un pedido de extradición, por delitos cometidos en otro país, por ello no accionaron contra los dueños o responsables de las propiedades donde Messer estuvo antes de ser detenido y que no investigaron a los cómplices porque no le pidieron que hagan esto.

Víctor Ríos, diputado del PLRA, cuestionó la “inseguridad subjetiva” que se aplica para analizar la situación del país. Cuestionó que el ministro haya calificado como “hecho aislado” la fuga de Samura y la muerte del oficial Ferrari.

Como respuesta, Villamayor dio a entender que la inseguridad es una cuestión de percepción y que esta percepción amplificada, incide en que el índice aumente. Agregó que esta afirmación la hace dentro del estudio de la percepción de la inseguridad.

Contó que Juan Martens lo felicitó por determinar como “hecho aislado” la fuga de Samura, porque se ajusta a los términos científicos referidos al estudio de las conductas violentas.

Antonio Barrios (ANR) hizo consultas sobre si la Policía Nacional recibe asesoramiento del extranjero y si el sistema Bravo está operativo. Las respuestas del ministro en ambos casos fueron positivas.

Durante su intervención, Jorge Querey (Frente Guasu) afirmó que en varios barrios asuncenos es vox populi que la Policía está implicada en los delitos. Pidió que el ministro haga comentarios al respecto. También solicitó que indique si está en conocimiento de la existencia de otros equipos de escucha que no sean los utilizados por las autoridades.

Como respuesta, Villamayor reiteró que sí hay inseguridad, pero que se está trabajando en dar cobertura a todas las zonas. Negó tener conocimiento sobre otros equipos de escucha.

Amado Florentín (PLRA) pidió datos sobre los asaltos a pequeños comercios y el aumento del microtráfico. Villamayor se comprometió a acercar estos datos e indicó que se tiene que trabajar muchísimo en ello. Aseguró que el ministerio cuenta con un observatorio para estudiar la proliferación de estos delitos.

Se refirió, también, al comisario Tomás Paredes Palma, exjefe de Robos y Hurtos de la Policía, imputado y sobreseído por el ataque al PLRA en la madrugada del 1 de abril de 2017 después del asesinato de Rodrigo Quintana. Apuntó que el policía está a disposición de la Comandancia.

Terminada la interpelación, luego de más de 6 horas, se levantó la sesión. Ahora, queda en manos de los senadores analizar las respuestas y decidir si dan su voto de censura al titular del Ministerio del Interior e instan al Poder Ejecutivo a que lo destituya.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD