Damnificados van desocupando los espacios públicos

Ante el descenso del río Paraguay en Asunción, las familias apostadas en los refugios de los espacios públicos aprovechan este fin de semana para regresar a sus hogares y, una vez más, aguardar a la siguiente crecida. Varios parques ya fueron desalojados esta semana.

Los damnificados van abandonando los refugios en Asunción.
Los damnificados van abandonando los refugios en Asunción.Gentileza

Varias cuadrillas de funcionarios de la Municipalidad de Asunción se encuentran trabajando este domingo para colaborar con el traslado de damnificados que ocupan las plazas y veredas de la capital. En estos momentos algunos grupos están trabajando en el barrio Santa Librada, zona del campus de la Universidad Católica y las inmediaciones de la Catedral de Asunción.

Además, funcionarios de Aseo Urbano se disponen a realizar las limpiezas en el paseo central de 21 Proyectadas, zona que fue despejada ayer. Asimismo, los damnificados ubicados en el Parque Mburicaó y Artigas también han abandonado los espacios públicos para volver a sus casas.

Lea más: Nivel del río Paraguay descendió vertiginosamente

PUBLICIDAD
Funcionarios de la Municipalidad trabajan en el Parque Mburicaó, que quedó en pésimo estado tras el paso de los damnificados.

En Asunción, el nivel del río Paraguay sigue bajando cada día. Actualmente, se encuentra en solo 1,57 metros, luego de haber alcanzado un pico de 7,58 metros a finales de mayo. El descenso se registra en todo el país y en Villeta las aguas están solo en 1.72 metros, lo cual pone en peligro la navegación.

Ante esta disminución de las aguas, los damnificados iban volviendo a ocupar sus viviendas, pero las encontraban inhabitables. Víctor Hugo Julio, director de Gestión de Riesgo de la Comuna, destacó que como cada año, el operativo retorno se dificulta principalmente porque se encuentran con las viviendas llenas de basuras, cañerías taponadas, falta de energía eléctrica e incluso de agua potable. “Tampoco podemos ir a tirarles nomás ya”, señaló sobre el porqué las familias no abandonan rápidamente los espacios públicos.

PUBLICIDAD

Nota relacionada: Bajante del río Paraguay pone en riesgo navegación

Unas 200 familias dejaron los refugios esta semana.

En ese sentido, destacó que los funcionarios municipales trabajaron en la limpieza de los predios e incluso plomería, para poder ayudarlos a que sus casas estén listas para volver a ser habitadas. Asimismo, trabajaron en conjunto con la Essap y la Ande. Julio agregó que ya 200 familias volvieron a sus casas esta semana.

En otro momento, explicó que la última etapa de este operativo consiste en la revitalización de los espacios públicos que fueron afectados, debido a que los parques y veredas prácticamente quedan devastados tras el paso de los damnificados.

Finalmente, reiteró que esta problemática seguirá repitiéndose y empeorando, mientras no se tenga una solución habitacional definitiva para los ciudadanos afectados por las crecidas del río.

Lea también: Nueva Costanera sigue ocupada por damnificados que esperan respuesta

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD