Pedido de justicia para Fernando también resonó en Carapeguá

CARAPEGUÁ. Familiares, amigos y carapegüeños de diferentes barrios y compañías se congregaron este martes frente de la explanada de la catedral Inmaculada Concepción de María de este distrito, donde con pancartas y velas encendidas en las manos pidieron justicia para Fernando Báez Sosa, asesinado al salir de una discoteca de Villa Gesell, Argentina, hace un mes por un grupo de rugbistas.

A un mes del asesinato de Fernando Báez,piden justicia y castigo de por vida para los salvajes agresores
A un mes del asesinato de Fernando Báez,piden justicia y castigo de por vida para los salvajes agresoresEmilce Ramírez, de nuestra redacción regional

Emotivos discursos dieron los sucesivos oradores, quienes pidieron también oración por los padres de Fernando, Graciela Sosa y Silvino Báez, para que encuentren la fe y la esperanza en Dios de que se hará justicia por la muerte del único hijo de la familia.

La madrina y tía de Fernando, Gladys de Sosa, al referirse a los presentes, recordó que hace un mes como familia habían recibido la peor noticia: que a Fernando lo mataron de manera cruel. “Nuestra familia quedó conmocionada, sin querer creer lo que pasó, que una vida tan joven, llena de proyectos, ilusiones, de sueños, tenga que perderse con tanta brutalidad, por parte de un grupo de personas que salen a matar por placer”, sostuvo Sosa.

Con pancartas, velas encendidas y cánticos piden justicia para Fernando.
PUBLICIDAD

Agregó que –como cristianos y creyentes– confían en la justicia, sin odio ni rencor y “solo pedimos que los verdaderos responsables paguen con la cárcel de por vida”. Asimismo, agradeció al pueblo argentino, a los paraguayos y a la comunidad internacional, a los amigos, vecinos y a la comunidad carapegüeña por haber adoptado a Fernando como su hijo, hermano y amigo.

Otro familiar, Noelia Figueredo, manifestó que para encontrar justicia por el cobarde asesinato de Fernando depende de cada uno de los presentes, porque a él lo mataron como a un animal, jugaron con él, y eso ya no lo “podemos permitir, que la violencia siga segando la vida de ningún otro joven, porque si esto nos callamos, van a ir surgiendo más hechos de violencia”.

La docente jubilada Reina Mosqueira instó a los presentes a no callar más las injusticias y destacó que no hace falta ser agresivos para reclamar, sino que hay que armarse de valor y denunciar los hechos que consideran que están mal, gritar y decir que no está bien, porque a causa de la violencia, hoy se está recordando un mes del asesinato del joven Fernando, cuyos padres están destrozados porque le truncaron la vida del único hijo: un joven, servicial y alegre.

PUBLICIDAD

Los presentes acordaron volver a fijar en breve otra nueva marcha para dar fuerza a los padres de Fernando y decirles que en esta lucha no están solos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD