Esperan lograr pena máxima de 40 años para presunto asesino de niña

La fiscala Estela Marys Ramírez, una de las encargadas de la investigación del asesinato de la pequeña de siete años Naidelin, indicó que están juntando todos los elementos para lograr una “condena segura” contra el principal sospechoso, Héctor Eduardo Martínez Núñez (25), e ir por la pena máxima de 40 años. Desde el Ministerio de la Niñez y Adolescencia también respaldan iniciativa de aumentar aún más las penas en casos como este.

El detenido, Héctor Eduardo Martínez Núñez, autor confeso del rapto y posterior asesinato de la niña de 7 años, en Minga Guazú.
El detenido, Héctor Eduardo Martínez Núñez, autor confeso del rapto y posterior asesinato de la niña de 7 años, en Minga Guazú.Archivo, ABC Color

“Estamos poniendo todo nuestro empeño para que la investigación salga lo mejor posible y tengamos una condena segura en este caso para las personas que participaron o a los responsables en este hecho tan inaceptable”, destacó la fiscala Ramírez, sobre el objetivo que tienen junto con su colega Vanesa Candia. También confirmó la imputación esta tarde contra la madre del sospechado, por presunto intento de encubrimiento.

Lea más: “Bastantes indicios” de que cuerpo calcinado corresponde a la niña raptada

“30 años es la pena máxima de prisión preventiva y 10 años de la medida de seguridad. Hasta 40 con las medidas de seguridad (puede llegar la condena)”, insistió en conversación con ABC Cardinal la fiscala sobre lo que apuntan en este caso del asesinato de la niña Naidelin, donde también fue imputada la madre de Martínez Núñez, Limpia Concepción Núñez Goiburú (50), por violación a la Ley de Armas y frustración a la persecución penal.

Lea más: Un detenido confiesa haber raptado y asesinado a una niña de siete años

Cabe recordar que en la fecha se realizó la autopsia del pequeño cuerpo calcinado encontrado en una zona boscosa ayer en Minga Guazú. Según la Fiscalía, hay “bastantes indicios” de que se trataría del cuerpo de la menor, pero por el estado en el que se encuentra, esto solo se podría corroborar completamente a través de pruebas de ADN, las que estarían recién en unos 45 días aproximadamente.

Hasta el momento, las pruebas contra el detenido –que desde un inicio habría admitido el crimen– son varias, sobre todo el vehículo utilizado para raptar a la menor, que fue reconocido por testigos del momento en que Héctor Eduardo Martínez Núñez alzó a la fuerza a la menor en su automóvil mientras esta fue a la despensa a comprar una esponja, la cual también se encontró al costado del cadáver calcinado hallado ayer.

El caso tendría como trasfondo una venganza contra la tía de la menor, por haber roto la relación con el presunto asesino, quien según datos recabados por la Fiscalía, el día del rapto había estado rondando la vivienda de los abuelos de la asesinada e incluso supuestamente ofreció a los vecinos vender electródomésticos, todo esto con el único objetivo de acechar a su víctima.

Si bien las investigaciones están bastante avanzadas, lo que permitió incluso la imputación de la madre por “frustración a la persecución penal”, ya que habría ocultado a su hijo en la noche y madrugada del sábado tras el asesinato y también le habría ayudado a limpiar el vehículo y las prendas usadas para el macabro hecho. En la vivienda de la mujer también se encontraron varias armas, por lo que también fue imputada por la portación ilegal.

Descartan supuestas “torturas” al detenido

Héctor Eduardo Martínez Núñez se encuentra detenido en la Jefatura Policial del departamento de Alto Paraná, y según indicó la fiscala Ramírez, no existe ninguna tortura ni maltrato al presunto asesino. “A mí me ocupó ayer trasladarle a él (presunto asesino) al médico forense para que se le inspeccione a pedido del fiscal de Derechos Humanos y se constató –e incluso le tomamos fotografías– que no tenía rastros de violencia ayer a la tarde”, indicó la fiscal.

Igualmente, sobre las supuestas amenazas de internos del Penal de Ciudad del Este que amenazaban con hacer justicia por mano propia apenas Martínez Núñez pise la cárcel, la Fiscala dijo que no tiene nada oficial, más allá de supuestos videos hechos por los reos y difundidos a través de las redes sociales.

Esperan condena alta y rápida

La ministra de Niñez y Adolescencia, Teresa Martínez, indicó que únicamente con una condena ejemplar se podrá desalentar este tipo de casos que, no obstante, también desnudan otras falencias en la protección de niñas y adolescentes víctimas de violencia.

“En el caso tenemos ya un presunto autor. Si todo resulta según las sospechas, tendría que tener ya lo antes posible un juicio y no esperar cuatro años para que esto suceda y no se dé esa sensación de impunidad que es terrible”, sostuvo la ministra.

Sobre los planteamientos de aumentar las penas contra este tipo de casos, consideró: “La legislación ha dado sus muestras de cambios, se han aumentado las penas contra la violencia y el abuso y creo que dentro del marco de la aplicación de la Ley se tendrían que aplicar las medidas de seguridad que se aplican al crimen organizado, al secuestro, por ejemplo, en estos hechos tan terribles que atentan contra los niños y niñas del país, es un sinsentido, si nosotros no damos muestras de reacción contra esto, esto no va a parar”.

También lamentó que en este caso, la niña aparentemente haya sido la “víctima colateral" de una venganza de un hombre contra su pareja, que decidió dejarla tras hechos de violencia previos. “Es un caso muy ejemplificador de las fallas que hay en el sistema, porque una menor de edad que estaba en pareja con un adulto recurre a pedir auxilio por una situación de violencia y se toma una medida de protección que al final no resulta, porque la medida de protección es contra ella pero no contra toda su familia. Entonces vemos que hay víctimas colaterales del hecho, que en este caso es una niña, y vemos que el adulto sabe perfectamente dónde dañar, cómo dañar, lo que más duele es que a una niña le hagan esto”, lamentó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.