Pocos casos respiratorios en hospitales confirmarían baja circulación comunitaria de COVID-19

El infectólogo Eugenio Báez señaló que la escasez de casos febriles y respiratorios en sanatorios y hospitales es una muestra de que hay una baja circulación comunitaria de COVID-19, así como se refleja en la mayoría de los casos positivos en el país. Dijo además que aparentemente la carga viral en Paraguay es baja y comentó que hasta el momento no hay ninguna prueba de estudios que demuestren que un tratamiento es efectivo o no para la enfermedad.

Hasta la fecha solo hay 10 personas internadas por COVID-19 en el país.
Hasta la fecha solo hay 10 personas internadas por COVID-19 en el país.Antonia Delvalle, ABC Color

Esta mañana habló con ABC el infectólogo Eugenio Báez Maldonado sobre varios aspectos referentes a la pandemia de COVID-19. Al ser abordado sobre la posibilidad de que los test realizados en el país no reflejen la realidad de la cantidad de contagiados, explicó por qué las muestras aparentemente reflejan el panorama a nivel nacional.

“No hay pacientes en los sanatorios (...) Si tenemos muchos pacientes con fiebre, neumonía, quiere decir que no estamos haciendo bien los test. Si vemos que son positivos los pasajeros que vienen del exterior y los hospitales no tienen pacientes es porque la circulación comunitaria es baja”, explicó.

Nota relacionada: Carga viral que circula en Paraguay es muy baja, destaca experta

Señaló que hay dos posibles causas de esta situación y, sobre ese punto, dijo que la cuarentena tiene la mayor parte de la responsabilidad porque incluso hay pocos casos febriles en relación a otras enfermedades en comparación a lo que sería a estas alturas en años anteriores, “por el hecho de que estamos quietos”.

Asimismo, dijo que otro de los posibles motivos es que aparentemente es baja la carga viral de COVID-19 que se tiene en Paraguay, en el sentido de la cantidad de población que ya está con el virus. En ese contexto, trajo a colación las manifestaciones de la Dra. Graciela Russomandome sobre los esfuerzos que se deben hacer para detectar el virus.

“Cuantas más veces se hace girar la máquina para extraer el ARN del virus, implica una carga viral más baja; eso también implica menor contagiosidad y menor riesgo de complicaciones. Esa aparentemente es la situación”, aseveró.

En cuanto a tratamientos, “seguimos como estábamos en enero”

El doctor Báez señaló además que hasta el momento son poco alentadores los resultados de los estudios realizados en base a los fármacos que están siendo utilizados en la lucha contra esta enfermedad respiratoria que ya ha causado miles de muertes en todo el mundo.

“El problema es que esta enfermedad sigue causando muchas muertes. Nos basamos en la teoría de cómo funcionan estos medicamentos (...) Nosotros tenemos que pasar al paciente, ahí es cuando tenemos el problema de que no están resultando”, añadió.

Lea también: COVID-19: Paraguay participará en ensayo clínico global

“No hay estudios que demuestren que funcionan o no funcionan, así de crudos estamos todavía, en cuatro meses no tenemos todavía nada. La FDA autorizó el uso de emergencia de una droga remdesivir, pero los estudios que hay tampoco son muy alentadores, así que seguimos como estábamos en febrero o en enero”, subrayó.

En cuanto a que el virus no se transmite por el aire, sino directamente de persona a persona o por el contacto, manifestó que todavía existe una disputa. No obstante, afirmó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) nunca aceptó la posibilidad de que el COVID-19 se transmita por el aire.

Lea también: Ministro confirma primer caso de coronavirus en Paraguay

El primer caso de COVID-19 en Paraguay fue confirmado un sábado 7 de marzo. Tres días después, el Gobierno anunció el inicio de la cuarentena con la prohibición de eventos que signifiquen aglomeración. El 16 de marzo se anunció la restricción principalmente en el horario de 20:00 a 4:00 y el 21 de marzo se dio inicio al aislamiento total, que tras extenderse en varias ocasiones llegó hasta el 3 de mayo.

El 4 de mayo empezó la cuarentena inteligente, que consiste en la flexibilización de las restricciones por fases y hasta este mediodía los casos confirmados llegan a 737, de los cuales hay 173 recuperados y 10 fallecidos. Asimismo, la mayoría de los últimos casos que dieron positivo de manera masiva provienen del exterior, principalmente del vecino Brasil, donde ya hay más de 11.000 muertos a causa de esta pandemia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD